EPANADIPLOSIS

Libros – Notas – Comentarios

JULIO CARABELLI en “EL COLOR DE HARLEM”

De sus años en EEUU, trajo nuestro querido Julio Carabelli una serie de poemas que  publicó en 2005 con La Luna Que.

Julio Carabelli (1940-2014)

“El escritor sabe que él y todo cuanto lo rodea será tragado por el mar amenazante. Entonces sentado sobre la balsa moribunda toma su sangre y empieza a escribir…”

***

.

El color de Harlem

.

Máximo Simpson

Máximo Simpson

Con versos que trascienden la mera apariencia de las cosas, Julio Carabelli nos introduce en un poemario construido a partir de una mirada múltiple. Y esa mirada nos va dando, en imágenes visuales significativas, las claves simbólicas de un mundo: La escalera de incendios/ tiene frío/ espera/ con su sombra de óxido, a los amantes/ creadores del alba. Este es Harlem, el color de Harlem. La percepción de un observador que mira y ve. Una mirada que nos revela la llaga invisible, sepultada por el ajetreo cotidiano algunos poemas son como pantallazos de un momento, sugestivas alegorías, estampas que componen un rico friso de personajes, objetos y situaciones: El mapa existencial del Harlem visible y del otro, el del poeta que reinventa y descubre. Por ejemplo, el buzón que recibe cartas de Vietnam/ con los remitentes muertos; o el automóvil abandonado, cadáver de metal que en el verano ardiente aletea furioso con sus puertas o el hombre sentado en su cuerpo ajeno (…) mirando la tarde/ mirando la sombra/ del sistema cerrado por fracaso. La desesperanza, el existencialismo, el sabor del desamparo, la ternura y la ironía están presentes a lo largo del libro. Residente varios años en New York y acucioso lector de la poesía norteamericana contemporánea, sus textos trasuntan un cierto aire de familia con cierta zona de esa rica vertiente creativa. Hay que señalar, sin embargo, que Carabelli retorna de esa peregrinación a las fuentes con un perfil propio. Con lenguaje generalmente escueto, apenas enunciativo o descriptivo, nos entrega su tercer libro de poemas que incluye varios textos memorables.

Máximo Simpson

—————-

Poemas de El color de Harlem:

AGUANTE DEL DÍA
.

En las calles de Harlem de mañana
trepidan
los trenes de la prisa y el trabajo
perfume
de pómulo con brillos espigados
muchachas
con los senos abiertos por la tarde
aroman
la ropa los sudores del verano
mujeres
con la vieja vajilla esperanzada
abuelos
cancerberos de celosa memoria
exactas
las calles de Harlem dan la hora
se abren
por la noche son como un mar rojo
negando
el espacio en la tierra prometida
a aquellos
para quienes la noche es una novia.

BIENVENIDA

Yo tenía ocho años y era muy pequeño
y él no era una pizca más grande que yo,
entonces le sonreí, pero él sacó lentamente
su lengua y me dijo “Negro”.
                                                Countee Cullen
.
Cuando vengas de Baltimore a Harlem
nadie te va sacar su roja lengua
nadie hará preguntas cuando pidas
un desvalijado pan tierna cerveza
o un saxo oxidado de memorias.

Cuando vengas de Baltimore a Harlem
podrás hurgar los tachos de basura
holgar arrogado por cornisas
y tendrás junto a los perros azarosos
un dios blanco con moño de regalo.

Cuando vengas de Baltimore a Harlem
verás que la basura es un cadáver
la basura insaciable está en Manhattan
tu porvenir en el panteón de envases
en un desmedido rap mal deglutido.

Cuando vengas de Baltimore a Harlem
beberás el túmulo amarillo del verano
en los anales de tus pies jadeantes
y si escapa algún blues de una ventana.
por muy afuera te sentirás en casa
cuando vengas de Baltimore a Harlem.

—-

ACECHO
.

a Aldo Novelli
.

Cuando atravieses Harlem
-si no hay otro camino-
traba con seguros ventanillas y puertas.

Ve con la vista atenta
cuando atravieses Harlem
y pase lo que suceda nunca te detengas.

De día -si te toca-
cuando atravieses Harlem
recuerda el mimetismo de la naturaleza.

Y si vas por la noche
cuando atravieses Harlem
respeta el sueño augusto de la selva.

Tal vez puedas ver
cuando atravieses Harlem
un león ejerciendo su granítica espera.

—–

OBRA PUBLICADA:

“A conciencia pura” (1986), novela premiada por el Seminario de Comunicaciones Humanas, con prólogo de María Granata.

“El crimen de la vecina en el presupuesto nacional (1993), novela que obtuvo el primer premio del Centro de Extensión Cultural Leopoldo Marechal.

Nueve monedas para el barquero (Selección poética editada en Inglaterra, Bob Sidney, 2004).

“El color de Harlem (poesía, 2005).

Y sus trabajos artesanales: “Poesía en bolsa”, realizados durante los años de participación en la Fundación Argentina para la Poesía (hasta 2002).

22 junio 2015 Posted by | JULIO CARABELLI, MÁXIMO SIMPSON | , , | Deja un comentario

REDOBLE POR RANCAS, de MANUEL SCORZA: La moneda que deja caer el traje negro, por Adriana Salinardi

La novelística de Manuel Scorza es una de las más creativas de América Latina —y se extendería sin esfuerzo al mundo todo—; cada capítulo es un dechado de ingenio donde el humor y lo trágico caminan tomados de la mano. La denuncia del abuso de los poderosos que surge de sus textos no mella en absoluto el arte creativo de este gran novelista peruano. 

.

“Redoble por Rancas”, novela de Manuel Scorza.

Sobre el incio: El sol que deja caer un traje negro

.

Manuel Scorza - Redoble por Ranacas

Manuel Scorza – Redoble por Rancas

Al comienzo, la novela parece un relato costumbrista, bañado con un halo de misterio e incipiente oscuridad, aunque este inicio transcurre antes del anochecer. Es a través de una sinécdoque que el doctor don Francisco Montenegro es aludido a través de un misterioso traje negro que atrapa desde su aparición en escena y mantiene absorto al lector, aún cuando no se descubre la real identidad de quien lo viste.

La exacta y hasta insolente descripción sumamente detallada de cada segundo del último minuto en que el traje negro no es más que eso, nos coloca en esa plaza, debajo de aquellos árboles y hasta nos es permitido oír las palabras del Alcalde de Yanahuanca, poniendo sobre aviso de la pérdida al distraído caminante: se le ha caído una moneda. A partir de ese momento, el brillo de la célebre moneda enceguecerá nuestros ojos, que solo podrán ver en la propia imaginación la interminable sucesión de personajes que admirarán con disimulo y temor, su redondez. Allí, niños y ancianos, jóvenes y adultos, mujeres y hombres y hasta los perros callejeros detendrán su paso frente a ella; o quizás al costado, para observar la forma, brillo y color de tan suculenta tentación. Y no será suculenta por el valor, sino por el intrínseco significado en el imaginario del pueblo. Y ese desfile interminable que a lo largo de los meses pasará de ser novedad a sagrada tradición, permite inferir cuál es la idiosincrasia del lugar. ¿Podemos imaginar a un forastero levantando el brillante estímulo y metiéndolo en el bolsillo? Y de ocurrir tal afrenta, ¿cómo reaccionarían los guardianes del tesoro que mantiene impolutos a los ciudadanos? De dejar de existir ese pequeño monumento a la honradez (o al miedo exagerado de quienes ven en el doctor don Francisco Montenegro a un hombre colosal y todopoderoso), ¿de qué modo continuaría la existencia cotidiana de ese mundo pequeño y respetuoso? Prueba de fuego, símbolo de respeto, incitación y hasta fetiche podrían ser sinónimos absolutos que describieran el significado de la dorada moneda, que quizás haya sido ofendida por el sol, el viento, la lluvia y hasta por el desparpajo de algún perro mancillando su refulgente faz. Alguien podría preguntarse cómo se originó tanto revuelo y aún así el mismísimo traje negro no se anotició del hecho.

Manuel Scorza

Manuel Scorza

Quizás sí lo hizo. Quizás justamente ese pensamiento es el que ocupa su mente mientras observa la plaza, asomado al balcón de la casa que habita. Quizás cada tarde, justo antes de las seis, se encuentre frente a la repetida encrucijada. ¿Deberá o no recoger la moneda? De hacerlo, pondría fin a los sueños de muchos, al orgullo de otros por pasar un día más sin robarla, al sutil romanticismo de tener en esa plaza el emblema del propio don de gente de los ranquianos. Entonces, quizás, el traje negro prefiera caminar un día más sin levantarla, permitiendo de este modo que cada habitante del poblado la disfrute o la padezca, del modo que más le plazca. Después de todo, si tanto le temen y en definitiva la moneda es un símbolo más de su propia concupiscencia sobre los pobres conciudadanos… ¿quién es él para privarlos de tan célebre presencia?

Adriana Salinardi

Adriana Salinardi

 Adriana Salinardi

22 junio 2015 Posted by | ADRIANA SALINARDI, MANUEL SCORZA | , , | 6 comentarios

KAI-MAI OLBRI, UNA VIDA EN EL ARTE, por Ricardo Rubio

Kai-Mai Olbri

Kai-Mai Olbri

Mai-Kai Olbri (nombre completo de Kai-Mai-Olbri Kaarna) nació el 5 de mayo en Tallin, en 1943. Se graduó en la Academia de Arte en 1971, en Especialidades Metalúrgicas, de Estonia. Es miembro de la Unión de Artistas de su país, desde 1994, y miembro de la Unión de Pintores desde 1998. Desde 1998 hasta 2004 fue presidenta de la Comunidad Aquarelista de Estonia.

Obra figurativa de Kai-Mai Olbri

Obra de Kai-Mai Olbri

Es artista plástica y poeta, pero también caminante, tanguera y experta tiradora con armas de fuego. Apasionada por el tango, las parejas de baile suelen ser los motivos de sus pinturas. Escribe poesía directamente en castellano, uno de los varios idiomas que domina. Sus obras se han expuesto en numerosas muestras de su país y del exterior. En los últimos años ha realizado una serie de exposiciones individuales en las galerías más conocidas de varios países africanos, también en Perú, Finlandia y Letonia. Muchas de sus obras se encuentran en colecciones privadas en más de 20 países, así como en el Museo Nacional de Estonia de Arte y en el Museo del Arsenal, en Riga, Letonia. En 2009 se estrenó la película de Kai-Mai Olbri: “Un autorretrato – La libertad comienza dentro ”, en la que la autora explora su complejo y multifacético carácter tratando de verse y responderse una pregunta frecuente: “Kai-Mai Olbri ¿quién eres? ¿Acuarelista? ¿Pintora? ¿Poeta? ¿Escritora? ¿Hispanista? ¿Recitadora? ¿Tanguera? ¿Experta tiradora de armas de fuego? Su poesía es una caricia sensual que goza de la salud de la sonrisa, ya que lo dramático no accede a los puntos salientes de cada mensaje; es un canto a la vida y a las cosas buenas de la vida, que son muchas.

.

De su libro El Pozo sin Fondo de la Luna Llena (Täiskuu póhjatu kaev):

.

Kai-Mai Olbri: El pozo sin fondo de la luna llena

Kai-Mai Olbri: El pozo sin fondo de la luna llena

“La voz de mi madre tenía / exactamente / este mismo fresco olor / de violeta forestal…”

El tono que emerge de su trabajo con la palabra  manifiesta su vocación hacia lo sensible, hacia la analogía prudente y sensitiva, hacia el color blanco y puro, hacia el lado luminoso de las cosas y de los recuerdos.

Hablando de su peregrinaje continuo, nos dice:

“Quizá para navidad / mi alma esté en casa / ¿pero mi cuerpo?…”

De su pasión por el tango:

“…en las esquinas de tu boca /inmutablemente / están intactas / la juventud y la pasión…” (sobre un rostro en el que “han bailado un tango“)

Y sobre el poema dice:

“El poema es / el hijo del lápiz y del alma, / el papel es su niñera.”

Dice Rolf Liiv, al respecto de su trabajo poético:

La fuerza principal de la poesía de Kai-Mai Olbri es su espíritu móvil, nómada y libre que está en busca de esperiencias en España y América Latina, pero también en la espaciosidad del universo. El resplendor místico de la luna crea un fondo fascinande a sus textos, donde la lírica del amor también adquiere una dimensión más amplia y más sutil. La autora es una buscadora de impresiones y experiencias espirituales, quien trae algo consigo de todos los lugares y en virtud de sus travesías enriqueces su camino.. Baile y temperamento impetuoso regalan a sus versos ritmo y energía…

.

Un poema:

.

Hace algún tiempo

.

Hace algún tiempo

que escribo en mi interior.

Pongo títulos nuevos

a los esbozos que surgen

de la caverna que se abre en mi vientre.

Refresco lugares raídos

picando entre las filas

las voces en el lenguaje de los gatos,

con frases cortas,

con oraciones que se arrastran

y enrosco los pensamientos tristes

en torno a mi dedo pulgar,

y al fin,

a través del papel limpio

extraigo una lista negra.

——

  Eso es el tango, al poema “Baila conmigo” (KMO)

———————–

Resta que alguna vez nos visite, lea con nosotros y tomemos luego un café en “Los angelitos”.

Kai-Mai Olbri (Estonia), Ricardo Rubio

Kai-Mai Olbri y Ricardo Rubio

22 junio 2015 Posted by | KAI-MAI OLBRI, NOTAS, RICARDO RUBIO, ROLF LIIV | , , | 2 comentarios

UN POEMA DE JUAN-JACOBO BAJARLÍA A HAROLDO CONTI

Haroldo Conti

Haroldo Conti

A HAROLDO CONTI

                                                            in memoriam
Un día entraron.
Eran cinco aparecidos llegados del infierno
   con el olvido a cuestas y la voz en los puños.
Las paredes se humedecían de llanto,
de finas garras de sangre,
de flores negras que brotaban impregnadas de fuego.
Las tinieblas jugaban al destino en la cabeza
   de los cinco aparecidos.
“¿Por qué me llevan?”
Proyectiles de silencio, el terror que vomitaban los ojos,
   la memoria olvidada en el gatillo.
Lo vieron cuando las itakas enceguecían las ventanas,
   cuando el desierto se hundía en la voz
   bajo el cielo que medía la distancia.
La luz se hacía violeta,
ennegrecía la mirada de los cinco aparecidos.
“¿Por qué me llevan?”
Las estrellas dormían en los tejados.

.

Juan-Jacobo Bajarlía

Juan-Jacobo Bajarlía

.

————————————————-

Haroldo Conti (1925-1976)

Referente ineludible de la narrativa argentina y docente desaparecido al inicio de la dictadura militar  (1976). Secuestrado de su domicilio el 5 de mayo de 1976 por un piquete del batallón 601 de inteligencia militar. Son sus obras

Novelas: Sudeste (1962); Alrededor de la jaula (1966); En vida (1971), Mascaró, el cazador americano (1975).

Libros de cuento: Todos los veranos (1964); Con otra gente (1967); La balada del álamo carolina (1975).

 

 

22 junio 2015 Posted by | HAROLDO CONTI, JUAN-JACOBO BAJARLÍA, NOTAS | , | Deja un comentario