EPANADIPLOSIS

Libros – Notas – Comentarios

Aproximación a “Seda”, novela de Alessandro Baricco, por Stella Maris Bagattin

Seda, de Alessandro Baricco

Seda, de Alessandro Baricco

Hace casi veinte años atrás, cuando leí por primera vez este pequeño libro, me sentí irremediablemente atrapada por sus personajes y la historia que contaba, quizás porque es una historia de amor. Pero no es simplemente una historia de amor, sino algo más, como si hubiera sido contada entre la realidad y el sueño. Su originalidad reside en pequeños capítulos orquestados como una obra de arte, que semejan acuarelas desdibujadas de otro tiempo, en las cuales, se mueven los personajes y las situaciones como en una danza quieta. Un lector avezado puede advertir la melodía que se desprende de los textos y tiene que ver con la naturaleza; el agua, el aire, los pájaros y seres que se mueven como ejecutando un vals leve, transparente. Toda la obra me recuerda un Haiku, ese mínimo y bello poema japonés.

El personaje principal, Hervé Joncour, compra y vende huevos de gusanos de seda para las hilanderías de Lavilledieu. Viaja a pedido de los dueños por distintos países. Y cuando hay una pandemia que destruye los gusanos de seda, viaja a Japón que se mantenía cerrado a los extranjeros, de ahí en adelante, realizará cuatro viajes sucesivos al país nipón recorriendo miles de kilómetros para obtener la preciada mercancía pero, principalmente para estar frente al objeto de sus deseos, la mujer del dueño de la seda Hara Kei. Ella representa lo inalcanzable, y quizás por ello mismo es tan fuerte la atracción que ejerce sobre él, mezclado con lo exótico de un país en el límite del mundo conocido.

Alessandro Baricco

Alessandro Baricco

Hervé Joncour es casado y ama a su esposa pero no puede evitar la pasión por aquella mujer desconocida. En esta obra hay deseo, ternura, pasión… sentimientos muy humanos. La melancolía sobrevuela los personajes, todo es de una sutileza y precisión como si se ejecutara una danza japonesa milenaria; las miradas, los gestos entre los personajes principales… Y luego, los pájaros en libertad irrumpiendo en el cielo como un estallido de colores y volviendo a la seguridad de la jaula, la muerte del niño mensajero, signos de la imposibilidad de concretar esa pasión.

Y está el amor de su mujer, la mujer de la bella voz, que desea la felicidad de su esposo por sobre todas las cosas y trata de darle lo que ansía; la revelación de la carta es una prueba maravillosa de verdadero amor. Cuando él lo descubre, parece despertar de su sueño, pero ya es tarde, la esposa ha muerto. El vivirá aun durante veinte y tres años más en soledad, recordando, en un parque bellísimo, con una enorme pajarera y un lago quieto donde, los días de viento, ve pasar los hechos de su leve vida. Lo cual me recuerda el poema de Louis Aragon:

.

Il n´y a pas d´amour heureux                                                       

 

Rien n´est-ce jamais acquis à l´homme. Ni sa force,

Ni sa faiblesse, ni son coeur. Et quand il croit

Ouvrir ses bras, son ombre est celle d´une croix.

Et quand il croit serrer son bonheur, il le broie.

Sa vie est un étrange et douloureux divorce.

Il n´y a pas d´amour heureux.

.

No hay amor feliz

Nada es seguro al hombre. Ni su fuerza,

Ni su debilidad, ni su corazón. Y cuando él cree

Abrir sus brazos, su sombra es una cruz.

Y cuando él cree abrazar su felicidad, él la destruye.

Su vida es un extraño y doloroso divorcio.

No hay amor feliz.

Stella Maris Bagattin

Stella Maris Bagattin

31 agosto 2015 Posted by | ALESSANDRO BARICCO, STELLA MARIS BAGATTIN | , | 5 comentarios