EPANADIPLOSIS

Libros – Notas – Comentarios

SASCHO SERAFIMOV (Bulgaria)

SERAFIMOV (Bulgaria)

Sascho Serafimov
Sascho Serafimov

 SASCHO SERAFIMOV

Nació el 30 de agosto de 1953 en Dobrich, ciudad situada al noroeste de Bulgaria. Se graduó en la Universidad Eslava de Sofia en la carrera de Pedagogía Social.

Ha publicado:
“Scar” (“Cicatriz”, libro compartido,1979);
“Free Word” (“Mundo libre”, 1990);
“The Giver of Dreams” (“El dador de sueños”, 1994);
“Door On The Horizon” (“Puerta en el horizonte”, 1998);
“The blue star of the tree” (“La estrella azul del árbol” ,2004);
“Submergence of The Light” (“Inmersión de la luz” ,2009);
“Whitebearded men die at the end of the world” (“Barbados blancos mueren en el fin del mundo”, 2013).
En 1995 publicó un libro de cuentos para niños titulado “Mixed-up stories” (“Historias confusas”).
Su obra “The Tailor of stories” (“El sastre de las historias”) obtuvo el tercer premio en el Festival Internacional de Teatro para Títeres “Golden Dolphin”.
Es miembro de la BWU, está casado y es barbado.
Algunos de sus poemas han sido publicados en idiomas ruso, turco, moldavo, esloveno, inglés, polaco, alemán, croata, serbio y ahora en español.

Comentarios críticos:

Los versos de Sasho Serafimov no solo nos hablan de la liberación de las formas colectivas de la sociedad sino también acerca de los mitos de la existencia. Remarcados por el equilibrio entre el pasado y el presente, la luz y la oscuridad, la lucha y la calma, los escritos del poeta “leen” con inesperada energía la existencia humana, desde aquel pasado hasta el momento actual, revive las calles con excéntricas figuras poéticas y relata historias jamás contadas. Seguramente, “Inmmersión de la luz” no va a salvar la literatura búlgara ni va a salvar el mundo; su universo espiritual, espiritualizado a un nivel cercano al dolor, hasta un estado incandescente, todavía se mantiene al borde del colapso y la desesperación, frágil esperanza del poeta para regresar como “acumulación de recuerdos/ que abarquen la desnudez” y así compartir el posible regreso de la luz.

                                                                                               Angel Diulgerov

… Poesía del dolor y de la denuncia, del sufrimiento y la oposición a la pérdida de valores fundamentales del mundo contemporáneo y, en concreto, a la realidad búlgara después “del cambio” …

… Estos poemas tienen su propio núcleo de significado en la unidad de los valores que defienden (“amor – santuario de la luz” o “la palabra libre”, por ejemplo) con todo el despliegue metafórico de la poesía de Sasho Serafimov …

                                                                                                      Svetlozar Igov

——————

Traducciones de Ricardo Rubio

Historia de un poema

                                               para Murphy

Un poema cayó del cielo
y rodó a los pies de un ciudadano.
—¡Fuera de aquí muñequito sentimental —le dijo.

—Es por su miedo, ¿no es así? —replicó el poema.
Pero no pudo seguir. El ciudadano sacó un arma y le disparó.
Fragmentado y lleno de humo,
como una mariposa de alas destrozadas,
rebotó sobre el pavimento.

El ciudadano llamó a la policía.
La policía registró el Poema todo el día

con el fin de arrestarlo.
Buscaba asesinos, violadores y ladrones.
¡Y hoy, nadie fue asesinado en la ciudad,
ni un simple robo, ni una sola violación!

Dos gitanos tropezaron con el poema y lo derramaron.
Le saltaron por encima y llenaron sus bolsillos.
Sus almas se cargaron de dulzura.

El fiscal abrió una causa contra el Poema.
Lo sentaron en el banquillo de los acusados.
—¿Qué buscas en nuestra ciudad? —preguntó el fiscal.
—¡No estoy buscando nada! ¡Usted me está buscando!
—¿Por qué has venido entonces?
—Me caí del cielo por pura casualidad. No quise molestar a nadie.
El fiscal miró a los cielos. Allí vio a otros poemas.
Volaron y sonrieron a su vez, a punto de caer en cualquier momento.
—¡Muy mal! —dijo— ¡Tendrá cadena perpetua
en un libro!
¡De todos modos, la gente no lee!

—¡Un poema cayó del cielo! —
dijo mi mujer, de pie junto a la ventana.
Estaba mejorando.

La tensión creció en la ciudad.
—¿Es la llegada de la primavera quien trae todo este zumbido? —
se preguntaban los ciudadanos.
—No —dijo el poeta—. Acaba de caer uno de mis poemas desde el balcón
y las personas permanecen absortas
como si ellas mismas cayeran del cielo.

Charcos de AMOR

Las guerras son indispensables cuando se necesita morir
Sólo para ellas el honor de desaparecer de nuestro mundo
sin quejarse, sin sufrir, amablemente.
Se van como una energía repentinamente extinta, en un parpadeo.
Yo no soy un guerrero y pregunto a la gente
¿cómo es que usted está contra mí con una pistola o un cohete?
Yo en contra de usted con un hacha,
generando tanto odio entre los jóvenes.
Tantas muertes, y para cada uno es la última.

Un gran baile de la imaginación: que han caído por la patria,
que los recordaremos para siempre, que…
la oración se perderá en el pasado
como un tren en la distancia.

Recogemos charcos de amor en el camino que se secan,
luego nos desprendemos de los nombres en el mármol
la memoria es un tipo de árbol
que calienta con su fuego, pero se convierte en cenizas.

Recuento de sucesos

                                      para Dora y John Waldbaum

Ella debería haber estado aquí
regando las flores
limpiando el polvo
y teniendo el pelo largo.

Pero Ella no está aquí.
¿Estamos en guerra?
Los políticos prometieron
que vendría la paz eterna
pero llegó la eterna soledad.

Y estoy empezando a tomar interés
de los lunes negros en la bolsa de valores,
en los horarios de los trenes…

¡Pero no me interesa
el modo de contar las cosas
cuando se han ido!
¿Por qué demonios
los militares no se enamoran
y vuelven a casa,
si realmente quieren crearme una vida pacífica?

Y qué fácil sería
si Ella finalmente regara las flores,
limpiara el polvo
y tuviera el pelo largo…

El sueño del mundo

                                                          (pensado para el Padre del Poeta,
y p
ara Dimitar Atanasov,
un escritor
de Plovdiv y buen amigo.)

Yendo, regresas,
porque pasas por alto la mañana, la ciudad, tu vida…
¿Y tus padres? ¿Viven aún?

¡Abre la puerta y mira! Allí estaba la casa, allí estaba el barrio
Esas dos llamas, ¿son ellos? ¿Es que arden dentro de mí?
Mi padre, el zapatero. Mi madre, el ama de llaves.
Él calzaba al mundo, Ella lo barría.

Caminé sobre lo limpio, sobre el nuevo sendero. Calzado, alimentado…

¡Buen día, papá! —digo, después de haberlo olvidado de decir tantas veces,
y te ríes, te aferras a la vida, tu hijo, en tus manos.
Yendo, regresas,
como las manos, cuyas caricias todavía puedo sentir,
como las voces, que todavía puedo oír,
como el destino,
que me arrojó al futuro para estar contigo.

Esperando tu llamada

No contestas el teléfono.
No importa.
Te enviaré un poema
que muerda, que arañe, que se lamente, desgreñado.
Donde sea que vayas, lo que sea que hagas,
estará allí contigo
te hará emoticones
te sacará la lengua, te engañará,
y cuando quieras deshacerte de él,
se descompondrá en una pandilla de scouts,
de saboteadores, de cachorros sollozantes,
y entonces me llamarás
para que te salve de ella.

La arena del tiempo

Es fácil hablar con palabras de otro,
es fácil hacer la guerra con poderes de otro,
es fácil gastar el dinero de otro.

Lo mío es ver a través,
y los pensamientos que hoy comparto
es probable que hayan sido dichos por otro.

Me gustaría decir una sola palabra
que reflejase el mundo
la forma en que una gota refleja la paleta de colores.

Yo no hago nada más que la hormiga,
caminar y llevar a la semilla,
cuando veo un manantial
bebo de su agua
cuando descubro un camino,
pongo una señal
de que el mundo es aceptable.

A veces es muy peligroso perderse.
Hasta una niña sabe dónde ir
cuando corre hacia las olas
con un balde en la mano,
ella carga la arena del tiempo transcurrido
para construir un sueño.

Distribución
Para los pueblos sin mares, Dios envía la lluvia sobre los días festivos. Cada gota es una carta. Es por eso que los escritores / lentamente / deliberadamente titubean entre la llovizna. Cuando ciertos poemas se secan, pueden no ser escuchados ni vistos. Los húmedos, sin embargo, hacen llorar a mucha gente.

Rumores

Me acuerdo de un poeta
del Primer Estado búlgaro.
Él profetizó que habría también
Segundo Estado búlgaro.
Mientras estuve leyendo su obra
el estado terminó. Fue exportado.

Ahora escucho que hay un nuevo poeta.
No he oído hablar de un Estado.

Genteología

Estaba tan harto de mi tierra natal
que empecé a amarla.
¡No es de extrañar!
Yo no amo a mi país,
no amo mi trabajo,
no amo mis sueños,
no amo mi historia,
no amo mi fe,
y todavía estoy vivo.

Dejen que otros también mediten
que difícil vocación
es el amor de los impíos.

Conversación

Un poema y yo estamos bebiendo en el café
y él se queja
de que su cielo no es tan azul,
su río no es tan claro,
que alguien le robó el amor
y que la gente ya no lo considera un poema de amor, pero sí uno de lluvia.
¿Y tienes libertad? -le pregunto al poema, sólo para mantener la conversación.
¡Qué libertad! ¿Quién la usa ahora?
Pensé que la libertad es el país de poetas, pero resultó ser una mentira, una leyenda, un mito,
algo así como la Atlántida.
Todo el mundo habla de ella, pero aún nadie la ha visto.

La historia de la vida

No te preocupes, la Tierra está girando.
Todo el mundo tomará su lugar.
Para cada sombrero habrá un perchero.
Para cada culo, una silla confortable.
Alegría y besos.
El hambre verá el pan,
la sed encontrará agua,
la tristeza descubrirá la alegría.
Pero, señores, no olviden la Muerte.
Ella también quiere sentarse con nosotros.
Se siente cómoda entre la gente.
Tiene la capacidad de unir y separar
con lágrimas, dolor y polvo.

La historia de la vida es breve.
Milenios lo atestiguan.

Traducido de las versiones en inglés (del original búlgaro) de Nedialko Krouchev y Katerina Stoykova-Klemer, por Ricardo Rubio.

Anuncios

18 enero 2016 Posted by | ANGEL DIULGEROV, KATERINA STOYKOVA-KLEMER, NEDIALKO KROUCHEV, NOTAS, RICARDO RUBIO, SASCHO SERAFIMOV, SVETLOZAR IGOV | Deja un comentario