EPANADIPLOSIS

Libros – Notas – Comentarios

Aparición de “LUGARES DE LA NOCHE”, poemario de Alejandro Drewes.

Palabras de Ricardo Rubio en la presentación (SADE, 13/12/2013)

Lugares de la noche

Lugares de la noche

Del mismo modo en que podemos gustar de una buena mesa sin haberla preparado, la aparición de un libro de poesía debe ser un momento de plenitud para todos los poetas, un momento de no poca felicidad ante la celebración del arte de la palabra poética.
Cuando se es el autor, como en este caso Alejandro Drewes lo es, su celebración se abraza al agrado de compartir, al placer de la entrega, del mismo modo en que un anfitrión atiende a sus comensales.

El libro de poemas que se sirve esta noche será, sin dudas, muy bien recibido, porque lo merece, y propone que el ojo atento, el ojo del buen lector, se sumerja en estos “lugares de la noche”, en estos estados de ánimo, cada uno desde sí: el amor/desamor, las rupturas o pérdidas, las lejanías que la oscuridad acentúa; y sus acólitos: el amor-nostalgia, el destinto ebrio e injustificado, y el encantamiento accedido alguna vez… Y dice el poeta:
”Digo que hoy se ha hecho de pronto la noche”

La continua presencia de lo afectivo muestra las luchas de inteligencia del autor en la noche de los pasos emotivos, pasos inexorables y terrenos. Esta pródiga presencia de lo afectivo convoca una cosmogonía, una voz verdadera -y digo “verdadera” para ralear a los no pocos que falsifican poemas-, y lo hace a las claras, apoyado en la sinceridad que muchos otros disimulan o fingen.
Alejandro Drewes se afirma en el impresionismo del lenguaje con su profuso empleo de símbolos, alusiones e imágenes sensitivas. La honda paradoja entre lo razonado pero inalcanzable en la reversa del tiempo se hace aprehensible en su mundo interior. No deja de ser un modo de hacer presente el pasado, de hacerlo aún vivir, porque hay en los lugares de la noche una conciencia alerta a los recuerdos que presentiza, abierto a los estímulos, mensurada, como si no quisiera exagerar lo que por conmovedor ya tiene por mucho.

Ricardo Rubio, Graciela Maturo y Alejandro Drewes

Ricardo Rubio, Graciela Maturo y Alejandro Drewes

No evita los acercamientos metafísicos, trazos poco comunes en los tiempos que corren, estos en los que no hay buenas honras de frescura ni minutos extras para sentarse a contemplar. La filosofía es también Arte Mayor cuando le quitamos los lugares comunes y tiene una notable ascendencia sobre la buena poesía, “la buena”, la poesía “en serio”.
En cierto modo, la capacidad de querencia nos sobredistingue en el mundo biológico y también nos destaca la durabilidad que la estela del afecto o de la necesidad del otro perdura en nuestra psiquis, tal como lo dice Alejandro: “Ese raro vértigo ante la huella borrada” o como cuando expresa: “borradura detrás de la memoria grave”.
Parafraseando a Jorge Hirsch: “estos versos nacieron en el territorio del alma”.

 

27 marzo 2014 Posted by | ALEJANDRO DREWES, JORGE HIRSCH, RICARDO RUBIO | , , , | Deja un comentario