EPANADIPLOSIS

Libros – Notas – Comentarios

SILENCIOS AJENOS, poemario de Luis Edgardo Soulè

Con una voz clara, Silencios ajenos, el reciente poemario de Luis Edgardo Soulé propone el repaso y, con él,  nuevas conclusiones que el tiempo va modelando a través de la suma de experiencias: “Mi pasado de sal se ha vuelto río”, donde “sal” es tiempo y donde río es corriente de la vida y también es vida en sí, fluyente con sensación de eterno. Límpidos, diáfanos, sin máculas, los símbolos aparecen armónicamente pincelados en versos sentidos, sinceros y de abierta belleza: raíz, árbol -signos de tierra y permanencia-, lluvia, agua, gota y otros -signos de vida y cambio-, demostrando una madurez conceptual a la que no todos accedemos por el simple correr de los años.

Ediciones Al Margen, 62 pag

En este caso, el poeta, que ha reñido con el destino, que se ha frustrado, que ha tenido una visión dramática de la vida, estampa una nueva página en su periplo, una página hondamente reflexiva y el manifgiesto de una emancipación del silencio, del silencio de los otros, como si se tratase de una mirada severa sin palabras.

“Desde algún viejo cuadro / una mirada / custodia los recuerdos” es también un silencio, aunque no un silencio ajeno, no del todo, el indefinido (“algún”) delata cierta indiferencia con la imprecisión del retrato, pero a la vez, custodia los recuerdos, y para ser precisos: el recuerdo de sí.

Cierta lucha de inteligencia deja traslucir el poeta al advertir la acumulación de los años, proyectándola hacia la anterioridad, hacia los viejos cuadros -el destino de los antepasados- “mientras la casa sueña”, en una suerte de identificación con aquellos en los que también estaré.

“Solamente el recuerdo de los rostros/ nos permite el regreso” es un decir esperanzador y no creído del todo, a modo de placebo, para pensar o creer que de algún modo nuestra sombra se proyectará más allá del momento animado, a través de otros, a través de lo que dejemos.

La franqueza, el vocabulario cadencioso, formal, sonoro, y las imágenes hacen de este libro de poemas un verdadero aporte a la belleza y celebramos aquí su aparición.

Ricardo Rubio

29 abril 2011 Posted by | LUIS EDGARDO SOULÈ, RICARDO RUBIO | , , , | Deja un comentario