EPANADIPLOSIS

Libros – Notas – Comentarios

17 FRASES DE GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Por Andrea Araya Moya

Gabriel García MárquezEs considerado como el padre del “realismo mágico”. En 1982 ganó el Premio Nobel de Literatura, y se convirtió en uno de los mejores representantes del “boom latinoamericano”, con su novela “Cien años de soledad”. Gabriel García Márquez, escritor colombiano destacado y periodista, fue uno de los grandes novelistas que más marcó al mundo literario, debido a sus libros llenos de historias inspiradoras y crítica social en temas como el amor, la vida en sí misma y la familia. Es uno de los autores de las frases románticas más célebres e inspiradoras que nos han demostrado cómo se debe vivir el amor y la vida para alcanzar la plenitud.

1. “Simplifiquemos la gramática antes de que la gramática termine por simplificarnos a nosotros“

2. “Sólo porque alguien no te ame como tú quieres, no significa que no te ame con todo su ser”

3. “No hay medicina que cure lo que no cura la felicidad”

4. “La peor forma de extrañar a alguien es estar sentado a su lado y saber que nunca lo podrás tener“

5. “Ninguna persona merece tus lágrimas, y quien las merezca no te hará llorar”

6. “Lo más importante que aprendí a hacer después de los cuarenta años fue a decir ‘no’ cuando es ‘no’”

7. “Siempre habrá gente que te lastime, así que lo que tienes que hacer es seguir confiando, y sólo ser más cuidadoso en quién confías dos veces”

8. “El primer síntoma de la vejez es que uno empieza a parecerse a su padre”

9. “Las ideas no son de nadie”

10. “La vida no es lo que uno vivió, sino lo que recuerda, y cómo la recuerda para contarla“

11. “El amor es eterno mientras dura”

12. “No pases tiempo con alguien que no esté dispuesto a pasarlo contigo”

13. “No llores porque se terminó, sonríe porque sucedió”

14. “Puedes ser solamente una persona para el mundo, pero para una persona tú eres el mundo”

15. “El amor se hace más grande y noble en la calamidad”

16. “Una mujer es como la buena literatura. Al alcance de todos, pero incomprensible para los estúpidos“

17. “Los amores se aceptan como son y, por lo general, no se piden explicaciones”

14 marzo 2016 Posted by | ANDREA ARAYA MOYA, GABRIEL GARCIA MARQUEZ, NOTAS | , | Deja un comentario

SASCHO SERAFIMOV (Bulgaria)

SERAFIMOV (Bulgaria)

Sascho Serafimov
Sascho Serafimov

 SASCHO SERAFIMOV

Nació el 30 de agosto de 1953 en Dobrich, ciudad situada al noroeste de Bulgaria. Se graduó en la Universidad Eslava de Sofia en la carrera de Pedagogía Social.

Ha publicado:
“Scar” (“Cicatriz”, libro compartido,1979);
“Free Word” (“Mundo libre”, 1990);
“The Giver of Dreams” (“El dador de sueños”, 1994);
“Door On The Horizon” (“Puerta en el horizonte”, 1998);
“The blue star of the tree” (“La estrella azul del árbol” ,2004);
“Submergence of The Light” (“Inmersión de la luz” ,2009);
“Whitebearded men die at the end of the world” (“Barbados blancos mueren en el fin del mundo”, 2013).
En 1995 publicó un libro de cuentos para niños titulado “Mixed-up stories” (“Historias confusas”).
Su obra “The Tailor of stories” (“El sastre de las historias”) obtuvo el tercer premio en el Festival Internacional de Teatro para Títeres “Golden Dolphin”.
Es miembro de la BWU, está casado y es barbado.
Algunos de sus poemas han sido publicados en idiomas ruso, turco, moldavo, esloveno, inglés, polaco, alemán, croata, serbio y ahora en español.

Comentarios críticos:

Los versos de Sasho Serafimov no solo nos hablan de la liberación de las formas colectivas de la sociedad sino también acerca de los mitos de la existencia. Remarcados por el equilibrio entre el pasado y el presente, la luz y la oscuridad, la lucha y la calma, los escritos del poeta “leen” con inesperada energía la existencia humana, desde aquel pasado hasta el momento actual, revive las calles con excéntricas figuras poéticas y relata historias jamás contadas. Seguramente, “Inmmersión de la luz” no va a salvar la literatura búlgara ni va a salvar el mundo; su universo espiritual, espiritualizado a un nivel cercano al dolor, hasta un estado incandescente, todavía se mantiene al borde del colapso y la desesperación, frágil esperanza del poeta para regresar como “acumulación de recuerdos/ que abarquen la desnudez” y así compartir el posible regreso de la luz.

                                                                                               Angel Diulgerov

… Poesía del dolor y de la denuncia, del sufrimiento y la oposición a la pérdida de valores fundamentales del mundo contemporáneo y, en concreto, a la realidad búlgara después “del cambio” …

… Estos poemas tienen su propio núcleo de significado en la unidad de los valores que defienden (“amor – santuario de la luz” o “la palabra libre”, por ejemplo) con todo el despliegue metafórico de la poesía de Sasho Serafimov …

                                                                                                      Svetlozar Igov

——————

Traducciones de Ricardo Rubio

Historia de un poema

                                               para Murphy

Un poema cayó del cielo
y rodó a los pies de un ciudadano.
—¡Fuera de aquí muñequito sentimental —le dijo.

—Es por su miedo, ¿no es así? —replicó el poema.
Pero no pudo seguir. El ciudadano sacó un arma y le disparó.
Fragmentado y lleno de humo,
como una mariposa de alas destrozadas,
rebotó sobre el pavimento.

El ciudadano llamó a la policía.
La policía registró el Poema todo el día

con el fin de arrestarlo.
Buscaba asesinos, violadores y ladrones.
¡Y hoy, nadie fue asesinado en la ciudad,
ni un simple robo, ni una sola violación!

Dos gitanos tropezaron con el poema y lo derramaron.
Le saltaron por encima y llenaron sus bolsillos.
Sus almas se cargaron de dulzura.

El fiscal abrió una causa contra el Poema.
Lo sentaron en el banquillo de los acusados.
—¿Qué buscas en nuestra ciudad? —preguntó el fiscal.
—¡No estoy buscando nada! ¡Usted me está buscando!
—¿Por qué has venido entonces?
—Me caí del cielo por pura casualidad. No quise molestar a nadie.
El fiscal miró a los cielos. Allí vio a otros poemas.
Volaron y sonrieron a su vez, a punto de caer en cualquier momento.
—¡Muy mal! —dijo— ¡Tendrá cadena perpetua
en un libro!
¡De todos modos, la gente no lee!

—¡Un poema cayó del cielo! —
dijo mi mujer, de pie junto a la ventana.
Estaba mejorando.

La tensión creció en la ciudad.
—¿Es la llegada de la primavera quien trae todo este zumbido? —
se preguntaban los ciudadanos.
—No —dijo el poeta—. Acaba de caer uno de mis poemas desde el balcón
y las personas permanecen absortas
como si ellas mismas cayeran del cielo.

Charcos de AMOR

Las guerras son indispensables cuando se necesita morir
Sólo para ellas el honor de desaparecer de nuestro mundo
sin quejarse, sin sufrir, amablemente.
Se van como una energía repentinamente extinta, en un parpadeo.
Yo no soy un guerrero y pregunto a la gente
¿cómo es que usted está contra mí con una pistola o un cohete?
Yo en contra de usted con un hacha,
generando tanto odio entre los jóvenes.
Tantas muertes, y para cada uno es la última.

Un gran baile de la imaginación: que han caído por la patria,
que los recordaremos para siempre, que…
la oración se perderá en el pasado
como un tren en la distancia.

Recogemos charcos de amor en el camino que se secan,
luego nos desprendemos de los nombres en el mármol
la memoria es un tipo de árbol
que calienta con su fuego, pero se convierte en cenizas.

Recuento de sucesos

                                      para Dora y John Waldbaum

Ella debería haber estado aquí
regando las flores
limpiando el polvo
y teniendo el pelo largo.

Pero Ella no está aquí.
¿Estamos en guerra?
Los políticos prometieron
que vendría la paz eterna
pero llegó la eterna soledad.

Y estoy empezando a tomar interés
de los lunes negros en la bolsa de valores,
en los horarios de los trenes…

¡Pero no me interesa
el modo de contar las cosas
cuando se han ido!
¿Por qué demonios
los militares no se enamoran
y vuelven a casa,
si realmente quieren crearme una vida pacífica?

Y qué fácil sería
si Ella finalmente regara las flores,
limpiara el polvo
y tuviera el pelo largo…

El sueño del mundo

                                                          (pensado para el Padre del Poeta,
y p
ara Dimitar Atanasov,
un escritor
de Plovdiv y buen amigo.)

Yendo, regresas,
porque pasas por alto la mañana, la ciudad, tu vida…
¿Y tus padres? ¿Viven aún?

¡Abre la puerta y mira! Allí estaba la casa, allí estaba el barrio
Esas dos llamas, ¿son ellos? ¿Es que arden dentro de mí?
Mi padre, el zapatero. Mi madre, el ama de llaves.
Él calzaba al mundo, Ella lo barría.

Caminé sobre lo limpio, sobre el nuevo sendero. Calzado, alimentado…

¡Buen día, papá! —digo, después de haberlo olvidado de decir tantas veces,
y te ríes, te aferras a la vida, tu hijo, en tus manos.
Yendo, regresas,
como las manos, cuyas caricias todavía puedo sentir,
como las voces, que todavía puedo oír,
como el destino,
que me arrojó al futuro para estar contigo.

Esperando tu llamada

No contestas el teléfono.
No importa.
Te enviaré un poema
que muerda, que arañe, que se lamente, desgreñado.
Donde sea que vayas, lo que sea que hagas,
estará allí contigo
te hará emoticones
te sacará la lengua, te engañará,
y cuando quieras deshacerte de él,
se descompondrá en una pandilla de scouts,
de saboteadores, de cachorros sollozantes,
y entonces me llamarás
para que te salve de ella.

La arena del tiempo

Es fácil hablar con palabras de otro,
es fácil hacer la guerra con poderes de otro,
es fácil gastar el dinero de otro.

Lo mío es ver a través,
y los pensamientos que hoy comparto
es probable que hayan sido dichos por otro.

Me gustaría decir una sola palabra
que reflejase el mundo
la forma en que una gota refleja la paleta de colores.

Yo no hago nada más que la hormiga,
caminar y llevar a la semilla,
cuando veo un manantial
bebo de su agua
cuando descubro un camino,
pongo una señal
de que el mundo es aceptable.

A veces es muy peligroso perderse.
Hasta una niña sabe dónde ir
cuando corre hacia las olas
con un balde en la mano,
ella carga la arena del tiempo transcurrido
para construir un sueño.

Distribución
Para los pueblos sin mares, Dios envía la lluvia sobre los días festivos. Cada gota es una carta. Es por eso que los escritores / lentamente / deliberadamente titubean entre la llovizna. Cuando ciertos poemas se secan, pueden no ser escuchados ni vistos. Los húmedos, sin embargo, hacen llorar a mucha gente.

Rumores

Me acuerdo de un poeta
del Primer Estado búlgaro.
Él profetizó que habría también
Segundo Estado búlgaro.
Mientras estuve leyendo su obra
el estado terminó. Fue exportado.

Ahora escucho que hay un nuevo poeta.
No he oído hablar de un Estado.

Genteología

Estaba tan harto de mi tierra natal
que empecé a amarla.
¡No es de extrañar!
Yo no amo a mi país,
no amo mi trabajo,
no amo mis sueños,
no amo mi historia,
no amo mi fe,
y todavía estoy vivo.

Dejen que otros también mediten
que difícil vocación
es el amor de los impíos.

Conversación

Un poema y yo estamos bebiendo en el café
y él se queja
de que su cielo no es tan azul,
su río no es tan claro,
que alguien le robó el amor
y que la gente ya no lo considera un poema de amor, pero sí uno de lluvia.
¿Y tienes libertad? -le pregunto al poema, sólo para mantener la conversación.
¡Qué libertad! ¿Quién la usa ahora?
Pensé que la libertad es el país de poetas, pero resultó ser una mentira, una leyenda, un mito,
algo así como la Atlántida.
Todo el mundo habla de ella, pero aún nadie la ha visto.

La historia de la vida

No te preocupes, la Tierra está girando.
Todo el mundo tomará su lugar.
Para cada sombrero habrá un perchero.
Para cada culo, una silla confortable.
Alegría y besos.
El hambre verá el pan,
la sed encontrará agua,
la tristeza descubrirá la alegría.
Pero, señores, no olviden la Muerte.
Ella también quiere sentarse con nosotros.
Se siente cómoda entre la gente.
Tiene la capacidad de unir y separar
con lágrimas, dolor y polvo.

La historia de la vida es breve.
Milenios lo atestiguan.

Traducido de las versiones en inglés (del original búlgaro) de Nedialko Krouchev y Katerina Stoykova-Klemer, por Ricardo Rubio.

18 enero 2016 Posted by | ANGEL DIULGEROV, KATERINA STOYKOVA-KLEMER, NEDIALKO KROUCHEV, NOTAS, RICARDO RUBIO, SASCHO SERAFIMOV, SVETLOZAR IGOV | Deja un comentario

KAI-MAI OLBRI, UNA VIDA EN EL ARTE, por Ricardo Rubio

Kai-Mai Olbri

Kai-Mai Olbri

Mai-Kai Olbri (nombre completo de Kai-Mai-Olbri Kaarna) nació el 5 de mayo en Tallin, en 1943. Se graduó en la Academia de Arte en 1971, en Especialidades Metalúrgicas, de Estonia. Es miembro de la Unión de Artistas de su país, desde 1994, y miembro de la Unión de Pintores desde 1998. Desde 1998 hasta 2004 fue presidenta de la Comunidad Aquarelista de Estonia.

Obra figurativa de Kai-Mai Olbri

Obra de Kai-Mai Olbri

Es artista plástica y poeta, pero también caminante, tanguera y experta tiradora con armas de fuego. Apasionada por el tango, las parejas de baile suelen ser los motivos de sus pinturas. Escribe poesía directamente en castellano, uno de los varios idiomas que domina. Sus obras se han expuesto en numerosas muestras de su país y del exterior. En los últimos años ha realizado una serie de exposiciones individuales en las galerías más conocidas de varios países africanos, también en Perú, Finlandia y Letonia. Muchas de sus obras se encuentran en colecciones privadas en más de 20 países, así como en el Museo Nacional de Estonia de Arte y en el Museo del Arsenal, en Riga, Letonia. En 2009 se estrenó la película de Kai-Mai Olbri: “Un autorretrato – La libertad comienza dentro ”, en la que la autora explora su complejo y multifacético carácter tratando de verse y responderse una pregunta frecuente: “Kai-Mai Olbri ¿quién eres? ¿Acuarelista? ¿Pintora? ¿Poeta? ¿Escritora? ¿Hispanista? ¿Recitadora? ¿Tanguera? ¿Experta tiradora de armas de fuego? Su poesía es una caricia sensual que goza de la salud de la sonrisa, ya que lo dramático no accede a los puntos salientes de cada mensaje; es un canto a la vida y a las cosas buenas de la vida, que son muchas.

.

De su libro El Pozo sin Fondo de la Luna Llena (Täiskuu póhjatu kaev):

.

Kai-Mai Olbri: El pozo sin fondo de la luna llena

Kai-Mai Olbri: El pozo sin fondo de la luna llena

“La voz de mi madre tenía / exactamente / este mismo fresco olor / de violeta forestal…”

El tono que emerge de su trabajo con la palabra  manifiesta su vocación hacia lo sensible, hacia la analogía prudente y sensitiva, hacia el color blanco y puro, hacia el lado luminoso de las cosas y de los recuerdos.

Hablando de su peregrinaje continuo, nos dice:

“Quizá para navidad / mi alma esté en casa / ¿pero mi cuerpo?…”

De su pasión por el tango:

“…en las esquinas de tu boca /inmutablemente / están intactas / la juventud y la pasión…” (sobre un rostro en el que “han bailado un tango“)

Y sobre el poema dice:

“El poema es / el hijo del lápiz y del alma, / el papel es su niñera.”

Dice Rolf Liiv, al respecto de su trabajo poético:

La fuerza principal de la poesía de Kai-Mai Olbri es su espíritu móvil, nómada y libre que está en busca de esperiencias en España y América Latina, pero también en la espaciosidad del universo. El resplendor místico de la luna crea un fondo fascinande a sus textos, donde la lírica del amor también adquiere una dimensión más amplia y más sutil. La autora es una buscadora de impresiones y experiencias espirituales, quien trae algo consigo de todos los lugares y en virtud de sus travesías enriqueces su camino.. Baile y temperamento impetuoso regalan a sus versos ritmo y energía…

.

Un poema:

.

Hace algún tiempo

.

Hace algún tiempo

que escribo en mi interior.

Pongo títulos nuevos

a los esbozos que surgen

de la caverna que se abre en mi vientre.

Refresco lugares raídos

picando entre las filas

las voces en el lenguaje de los gatos,

con frases cortas,

con oraciones que se arrastran

y enrosco los pensamientos tristes

en torno a mi dedo pulgar,

y al fin,

a través del papel limpio

extraigo una lista negra.

——

  Eso es el tango, al poema “Baila conmigo” (KMO)

———————–

Resta que alguna vez nos visite, lea con nosotros y tomemos luego un café en “Los angelitos”.

Kai-Mai Olbri (Estonia), Ricardo Rubio

Kai-Mai Olbri y Ricardo Rubio

22 junio 2015 Posted by | KAI-MAI OLBRI, NOTAS, RICARDO RUBIO, ROLF LIIV | , , | 2 comentarios

UN POEMA DE JUAN-JACOBO BAJARLÍA A HAROLDO CONTI

Haroldo Conti

Haroldo Conti

A HAROLDO CONTI

                                                            in memoriam
Un día entraron.
Eran cinco aparecidos llegados del infierno
   con el olvido a cuestas y la voz en los puños.
Las paredes se humedecían de llanto,
de finas garras de sangre,
de flores negras que brotaban impregnadas de fuego.
Las tinieblas jugaban al destino en la cabeza
   de los cinco aparecidos.
“¿Por qué me llevan?”
Proyectiles de silencio, el terror que vomitaban los ojos,
   la memoria olvidada en el gatillo.
Lo vieron cuando las itakas enceguecían las ventanas,
   cuando el desierto se hundía en la voz
   bajo el cielo que medía la distancia.
La luz se hacía violeta,
ennegrecía la mirada de los cinco aparecidos.
“¿Por qué me llevan?”
Las estrellas dormían en los tejados.

.

Juan-Jacobo Bajarlía

Juan-Jacobo Bajarlía

.

————————————————-

Haroldo Conti (1925-1976)

Referente ineludible de la narrativa argentina y docente desaparecido al inicio de la dictadura militar  (1976). Secuestrado de su domicilio el 5 de mayo de 1976 por un piquete del batallón 601 de inteligencia militar. Son sus obras

Novelas: Sudeste (1962); Alrededor de la jaula (1966); En vida (1971), Mascaró, el cazador americano (1975).

Libros de cuento: Todos los veranos (1964); Con otra gente (1967); La balada del álamo carolina (1975).

 

 

22 junio 2015 Posted by | HAROLDO CONTI, JUAN-JACOBO BAJARLÍA, NOTAS | , | Deja un comentario

EPANADIPLOSIS EN 2014

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 3.400 veces en 2014. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 57 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

30 diciembre 2014 Posted by | NOTAS | 1 comentario

CARTA DEL JEFE INDIO SEATTLE (Xiuhcoatl)

El siguiente documento es uno de los más preciados por los ecologistas, se trata de la carta que envió en 1855 el jefe indio Seattle de la tribu Suwamish al presidente de los Estados Unidos Franklin Pierce en respuesta a la oferta de compra de las tierras de los Suwamish en el noroeste de los Estados Unidos, lo que ahora es el Estado de Washington. Los indios americanos estaban muy unidos a su tierra no conociendo la propiedad, es más consideraban la tierra dueña de los hombres. En numerosos ámbitos ecologistas se le considera como “la declaración más hermosa y profunda que jamás se haya hecho sobre el medio ambiente”.

(http://cronicasinmal.blogspot.com.ar)

 

Jefe Indio Seattle

Jefe Indio Seattle

El Gran Jefe de Washington manda decir que desea comprar nuestras tierras. El Gran Jefe también nos envía palabras de amistad y buena voluntad. Apreciamos esta gentileza porque sabemos que poca falta le hace, en cambio, nuestra amistad. Vamos a considerar su oferta, pues sabemos que, de no hacerlo, el hombre blanco podrá venir con sus armas de fuego y tomar nuestras tierras. El Gran Jefe de Washington podrá confiar en lo que dice el Jefe Seattle con la misma certeza con que nuestros hermanos blancos podrán confiar en la vuelta de las estaciones. Mis palabras son inmutables como las estrellas.
¿Cómo podéis comprar o vender el cielo, el calor de la tierra? Esta idea nos parece extraña. No somos dueños de la frescura del aire ni del centelleo del agua. ¿Cómo podríais comprarlos a nosotros? Lo decimos oportunamente. Habeis de saber que cada partícula de esta tierra es sagrada para mi pueblo. Cada hoja resplandeciente, cada playa arenosa, cada neblina en el oscuro bosque, cada claro y cada insecto con su zumbido son sagrados en la memoria y la experiencia de mi pueblo. La savia que circula en los árboles porta las memorias del hombre de piel roja, cada partícula tiene su espíritu.
Los muertos del hombre blanco se olvidan de su tierra natal cuando se van a caminar por entre las estrellas. Nuestros muertos jamás olvidan esta hermosa tierra porque ella es la madre del hombre de piel roja. Somos parte de la tierra y ella es parte de nosotros. Las fragantes flores son nuestras hermanas; el venado, el caballo, el águila majestuosa son nuestros hermanos, los Seres que viven en Ella son nuestros hermanos. Las praderas, el calor corporal del potrillo y el hombre, todos pertenecen a la misma familia. “Por eso, cuando el Gran Jefe de Washington manda decir que desea comprar nuestras tierras, es mucho lo que pide. El Gran Jefe manda decir que nos reservará un lugar para que podamos vivir cómodamente entre nosotros. Él será nuestro padre y nosotros seremos sus hijos. Por eso consideraremos su oferta de comprar nuestras tierras. Más, ello no será fácil porque estas tierras son sagradas para nosotros. El agua centelleante que corre por los ríos y esteros no es meramente agua sino la sangre de nuestros antepasados. Si os vendemos estas tierras, tendréis que recordar que ellas son sagradas y deberéis enseñar a vuestros hijos que lo son y que cada reflejo fantasmal en las aguas claras de los lagos habla de acontecimientos y recuerdos de la vida de mi pueblo. El murmullo del agua es la voz del padre de mi padre.
Los ríos son nuestros hermanos, ellos calman nuestra sed. Los ríos llevan nuestras canoas y alimentan a nuestros hijos. Si os vendemos nuestras tierras, deberéis recordar y enseñar a vuestros hijos que los ríos son nuestros hermanos y hermanos de vosotros; deberéis en adelante dar a los ríos el trato bondadoso que daréis a cualquier hermano.
Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestra manera de ser. Le da lo mismo un pedazo de tierra que otro, porque él es un extraño que llega en la noche a sacar de la tierra lo que necesita. La tierra no es su hermana sino su enemiga. Cuando la ha conquistado, la abandona y sigue su camino. Deja detrás de él las sepulturas de sus padres sin que le importe. Despoja de la tierra a sus hijos sin que le importe. Olvida la sepultura de su padre y los derechos de sus hijos. Trata a su madre, la tierra, y a su hermano el cielo, como si fuesen cosas que se pueden comprar, saquear y vender, como si fuesen corderos y cuentas de vidrio. Su insaciable apetito devorará la tierra y dejará tras sí sólo un desierto.
No lo comprendo. Nuestra manera de ser es diferente a la vuestra. La vista de vuestras ciudades hace doler los ojos al hombre de piel roja. Pero quizá sea así porque el hombre de piel roja es un salvaje y no comprende las cosas. No hay ningún lugar tranquilo en las ciudades del hombre blanco, ningún lugar donde pueda escucharse el desplegar de las hojas en primavera o el orzar de las alas de un insecto. Pero quizá sea así porque soy un salvaje y no puedo comprender las cosas. El ruido de la ciudad parece insultar los oídos. ¿Y qué clase de vida es cuando el hombre no es capaz de escuchar el solitario grito de la garza o la discusión nocturna de las ranas alrededor de la laguna? Soy un hombre de piel roja y no lo comprendo. Los indios preferimos el suave sonido del viento que acaricia la cala del lago y el olor del mismo viento purificado por la lluvia del mediodía o perfumado por la fragancia de los pinos.
El aire es algo precioso para el hombre de piel roja porque todas las cosas comparten el mismo aliento: el animal, el árbol y el hombre. El hombre blanco parece no sentir el aire que respira. Al igual que un hombre muchos días agonizante se ha vuelto insensible al hedor. Mas, si os vendemos nuestras tierras, debéis recordar que el aire es precioso para nosotros, que el aire comparte su espíritu con toda la vida que sustenta. Y, si os vendemos nuestras tierras, debéis dejarlas aparte y mantenerlas sagradas como un lugar al cual podrá llegar incluso el hombre blanco a saborear el viento dulcificado por las flores de la pradera.
Consideraremos vuestra oferta de comprar nuestras tierras. Si decidimos aceptarla, pondré una condición: que el hombre blanco deberá tratar a los animales de estas tierras como hermanos. Soy un salvaje y no comprendo otro modo de conducta. He visto miles de búfalos pudrién-dose sobre las praderas, abandonados allí por el hombre blanco que les disparó desde un tren en marcha. Soy un salvaje y no comprendo como el humeante caballo de vapor puede ser más importante que el búfalo al que sólo matamos para poder vivir. ¿Qué es el hombre sin los animales? Si todos los animales hubiesen desaparecido, el hombre moriría de una gran soledad de espíritu. Porque todo lo que ocurre a los animales pronto habrá de ocurrir también al hombre. Todas las cosas están relacionadas entre sí. Vosotros debéis enseñar a vuestros hijos que el suelo bajo sus pies es la ceniza de sus abuelos. Para que respeten la tierra, debéis decir a vuestros hijos que la tierra está plena de vida de nuestros antepasados. Debéis enseñar a vuestros hijos lo que nosotros hemos enseñados a los nuestros: que la tierra es nuestra madre. Todo lo que afecta a la tierra afecta a los hijos de la tierra. Cuando los hombres escupen el suelo se escupen a sí mismos.
Esto lo sabemos: la tierra no pertenece al hombre, sino que el hombre pertenece a la tierra. El hombre no ha tejido la red de la vida: es sólo una hebra de ella. Todo lo que haga a la red se lo hará a sí mismo. Lo que ocurre a la tierra ocurrirá a los hijos de la tierra. Lo sabemos. Todas las cosas están relacionadas como la sangre que une a una familia
Aún el hombre blanco, cuyo Dios se pasea con él y conversa con el -de amigo a amigo no puede estar exento del destino común-. Quizá seamos hermanos, después de todo. Lo veremos. Sabemos algo que el hombre blanco descubrirá algún día: que nuestro Dios es su mismo Dios. Ahora pensáis quizá que sois dueño de nuestras tierras; pero no podéis serlo. Él es el Dios de la humanidad y Su compasión es igual para el hombre blanco. Esta tierra es preciosa para Él y causarle daño significa mostrar desprecio hacia su Creador. Los hombres blancos también pasarán, tal vez antes que las demás tribus. Si contamináis vuestra cama, moriréis alguna noche sofocados por vuestros propios desperdicios. Pero aún en vuestra hora final os sentiréis iluminados por la idea de que Dios os trajo a estas tierras y os dio el dominio sobre ellas y sobre el hombre de piel roja con algún propósito especial. Tal destino es un misterio para nosotros porque no comprendemos lo que será cuando los búfalos hayan sido exterminados, cuando los caballos salvajes hayan sido domados, cuando los recónditos rincones de los bosques exhalen el olor a muchos hombres y cuando la vista hacia las verdes colinas esté cerrada por un enjambre de alambres parlantes. ¿Dónde está el espeso bosque? Desapareció. ¿Dónde está el águila? Desapareció. Así termina la vida y comienza la supervivencia.
Jefe Indio Seattle

27 marzo 2014 Posted by | NOTAS | , , , , | Deja un comentario

Los números de 2013

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2013 de este blog.

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 3.400 personas en 2013.  Si el blog fuera un teleférico, se necesitarían alrededor de 57 viajes para llevarlas.

Haz click para ver el reporte completo.

31 diciembre 2013 Posted by | NOTAS | , , , | Deja un comentario

Comentario sobre “Crónicas de un legado hermético” de Ricardo Rubio

Crónicas de un legado hermético

Crónicas de un legado hermético

Comentario sobre la novela

Crónicas de un legado hermético de Ricardo Rubio

                                                             por Diego García

Ante todo, Ricardo, fue un enorme placer la lectura de esta novela. Calculé tomarme una semana para ello y en sólo dos días la había terminado. Ahora que han pasado varios días más de reflexiones y relecturas, comparto con usted estas notas, una modesta lectura de su obra.

Uno de los temas es la poesía. La poesía en relación/tensión con el lenguaje comunicativo, y a su vez, la cuestión de la traducción como un acto que evidencia los límites de la lengua (pareciera existir en este punto la postulación de una lectura profunda posible de superar la materialidad de los signos para captar cierta esencia más allá de lo idiomático). Lo poético aparece incluso en la propia textura narrativa, entendido como una manera de mirar y de pensar el mundo; en frases como ésta por ejemplo: “Ahora sólo recuerdo su espalda achicándose tras la luneta de un taxi en la noche del adiós”. Para los Kankaás el lenguaje poético es la forma suprema de la comunicación y del pensamiento (evidente en la traducción de cada piedra): “La poesía es sin duda la vanguardia del razonamiento humano”. Creo que esta idea sostiene a la novela toda, y justifica tanto el periplo de Lucio Ávila como el de Ricardo Rubio.

Se nos plantea una lengua primitiva cuyo carácter lírico re-liga al ser con lo sagrado y a la escritura con un plano de sensibilidades superiores. El “lenguaje vegetal” es el único que podría nombrar lo verdadero, ya que desde nuestra lengua actual, como dice Yabo Numac, “no podemos nombrar lo sutil de lo sutil”. Lo simbólico emerge desde esta perspectiva (un bellísimo ejemplo es el episodio en que se explica la función del mito mediante la metáfora del romero), descubriendo un abanico filosófico que cruza, como puntos en una constelación, a numerosas civilizaciones a lo largo de la historia mundial; el símbolo es entonces parte de ese pensamiento que aspira a la totalidad (excelente referencia a Carl Jung al respecto) y que la ciencia no ha sabido abordar sin mutilaciones.

La guerra de Malvinas como trasfondo y las sensaciones naturalmente tratadas de aquellos años de horror son otro acierto que no quisiera dejar de mencionar. Hay una insinuación que nos permite asociar la degradación de la especie con la guerra y el materialismo. También, pareciera responderse al respecto que esta absurda destrucción es inevitable según el equilibrio de compensaciones que rige el cosmos. Y aquí la gran cuestión del círculo y el tiempo-movimiento. Lo circular como trayecto de escritura y como metáfora vital, al igual que las polaridades (femenino – masculino; Lucio – Noa; Kankaás – Koo-kás). Por ello, no podía terminar de otra manera la novela que no terminando. Esperaremos el segundo tomo con ansiedad.

Diego García

Diego García

 

22 julio 2013 Posted by | DIEGO GARCÍA, NOTAS, NOVELAS, RICARDO RUBIO | | Deja un comentario

DE MADRINAS Y CENCERROS, libro de Atilio Jorge Fenelli

Imagen

20 junio 2013 Posted by | ATILIO JORGE FENELLI, JORGE MARI, NOTAS | , , , , | 1 comentario

AQUÍALLÁ, UMBRAL por Carlos Enrique Berbeglia

Revista AquíAllá Nº 4, dirigida por Julio Bepré.

Carlos Enrique Berbeglia escribió, a modo de prólogo:

 

UMBRAL

Carlos Enrique Berbeglia

 

Tres son los tipos de ignorancia que sobrevuelan el espacio humano: la propia de quien no desconoce la carencia que ella implica e intenta colmar ese vacío aun a costa de múltiples penurias; las características del necio que aprende a transformarla en fuente de certeza y complacencia y, finalmente,  la de quien intuye –más allá del horizonte censurado por su estrechez de mira– un mundo superior. Y existe la humildad del sabio extasiado ante el grito majestuoso de la naturaleza, forjador de su desciframiento y que, no obstante sus premuras, cede su tiempo sin grandilocuencia vana a los seres que lo solicitan.

Muy distinta es la contumacia de los zafios, incapaces de comprender la grandeza de cuanto se tiende a sus contornos y se adelantan con su indiferencia a la negación que consume la realidad del mundo, implícita en la soberbia de quienes se aferran a una sola perspectiva y voz para explicarlo, a una enjuta moral para gozarlo y a una decidida acción que lo extermine cuando desoiga sus requerimientos.

Y es una y solamente una la unidad del alma que sobrevuela  la belleza del conocimiento en una acción continua sin trabas, lo que la exalta, la alegra y dignifica y, por encima de cualquier afán circunstancial y torpe, la libera de cuanta oscuridad le traba la visión y marcha hacia su propia hondura.

Carlos Enrique Berbeglia

7 agosto 2011 Posted by | CARLOS ENRIQUE BERBEGLIA, NOTAS | , , , | Deja un comentario