EPANADIPLOSIS

Libros – Notas – Comentarios

OPUS TESTIMONII – Selección de poetas de este mundo en español

Opus Testimonii – 132 pag. 15×23 cm.

 

En la tercera aparición de la colección KULTRUM, se presentará en septiembre “OPUS TESTIMONII” – Selección de treinta y dos poetas de este mundo, precedida por un ensayo preliminar de Oscar de Gyldenfeldt (Arg): “Meditación sobre la relación entre poema y lenguaje”. El volumen tiene la intención de entregar una panorámica de la poesía actual, tomada de autores que desarrollan una vasta actividad cultural en distintos puntos del planeta, compartiendo la palabra poética. La Luna Que anuncia la aparición de un segundo tomo para el 2018.

“OPUS TESTIMONII” will be presented in September on the third appearance of KULTRUM collection- A selection of thirty-two world poets, preceded with a preliminary essay by Oscar de Gyldenfeldt (Argentina): “Meditation on the relationship between poem and language “.

This anthology intends to give an overview of the current poetry, taken from authors who develop a vast cultural activity in different parts of the planet, sharing the poetic word.
La Luna Que, publishing house announcing a second volume for 2018.

OPUS TESTIMONII incluye poesías de:

MIFRANI ABDELHAQ (Marruecos)
ISAAC ALONSO ARAQUE (España)
MUHSIN AL-RAMLI (Iraq)
ATEF ABDEL-AZIZ (Egipto)
JORGE OSCAR BACH (Argentina)
NICOLE BARRIÈRE (Francia)
JOHANNES BEILHARZ (Alemania)
BENGT O BJÖRKLUND (Suecia)
MARLENE DENIS VALLE (Cuba)
YOLANDA DUQUE VIDAL (Chile)
SHAIP EMERLLAHU (Macedonia)
GÁBOR GYUKICS (Hungría)
HASAN ERKEK (Turquía)
CESC FORTUNY I FABRÉ (España)
CHEN HSIU-CHEN (Taiwan)
HUSSEIN HABASCH (Kurdistán)
ALICIA ES MARTÍNEZ JUAN (España)
JETON KELMENDI (Kosovo)
ALICJA KUBERSKA (Polonia)
LEE KUEI-SHIEN (Taiwan)
KAMRAN MIR HAZAR (Hazaristán)
ALICIA MINJÁREZ RAMÍREZ (México)
JESÚS MORENO SANZ (España)
GIUSEPPE NAPOLITANO (Italia)
MAHMOUD SHARAF (Egipto)
MARY-JANE NEWTON (India)
VÍCTOR PAZ IRUSTA (Bolivia)
MARIAN RAMÉNTOL (España)
RICARDO RUBIO (Argentina)
SASHO SERAFIMOV (Bulgaria)
ANDRÉS UTELLO (Argentina)
CARLOS VITALE (Argentina)

AZ (DBA)

Anuncios

15 agosto 2017 Posted by | ALICIA ES MARTÍNEZ JUAN, ALICIA FERNANDEZ RAMIREZ, ALICJA KUBERSKA, ANDRÉS UTELLO, ATEF ABDEL-AZIZ, BENGT O BJÖRKLUND, CARLOS VITALE, CESC FORTUNY I FABRE, CHEN HSIU-CHEN, GÁBOR GIUKICS, GIUSEPPE NAPOLITANO, HASAN ERKEK, HUSSEIN HABASCH, ISAAC ALONSO ARAQUE, JESUS MORENO SANZ, JETON KELMENDI, JOHANNES BEILHARZ, JORGE BACH, KAMRAN MIR HAZAR, LEE KUEI-SHIEN, MAHMOUD SHARAF, MARIAN RAMENTOL, MARLENE DENIS VALLE, MARY-JANE NEWTON, MIFRANI ABDELHAQ, MUSHIN AL-RAMLI, NICOLE BARRIÈRE, OSCAR DE GYLDENFELDT, RICARDO RUBIO, SASCHO SERAFIMOV, SASHO SERAFIMOV, SHAIP EMERLLAHU, YOLANDA DUQUE VIDAL | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

SIMPLE COMO UN JUEGO de Oscar de Gyldenfeldt

Simple como un juego - Oscar de Gyldenfeldt

Simple como un juego – Oscar de Gyldenfeldt

 

OSCAR DE GYLDENFELD Y EL PESO DE LA CRUZ, por Ricardo Rubio

.
El empleo de la estrategia poética puede (o debe) atisbar el estadio más hondo del juicio. Va a la caza del ser en sí, hacia aquello que podría acercarse —aunque inductiva de las puras sensaciones— a las razones más espectrales de la reflexión. En mayor o menor grado, cada poeta cuenta con las armas sensitivas para reflejar un espacio que nos resulta perplejo. La duda fogonea la búsqueda y la palabra intenta dar un sentido transferible a la emoción, abstracción y naturaleza se enfrentan con la intención de abrazarse, así, tan simple como un juego.

Oscar de Gyldenfeldt, desde su primer libro de poemas, “Habitar el mundo”, consiente que la observación precede a la acción, pues no es quien cierra los ojos y acepta lo dado, razón que me ha llevado a decir que es el ojo atento que vitaliza todo lo que suma, lo que merece la pena, lo que cuenta, en “Cielo y tierra”, su segundo libro.

Aquí, en “Simple como un juego”, ironía que minimiza el maremagno social en el que solemos estar inmersos, se introduce en aguas vislumbradas en su libro anterior y evoluciona hacia un área sublime de difíciles respuestas, negadas al yo-razón, pero unidas desde el campo metafísico a monumentos materiales, como el templo de San Petri, y desde el arquetípico a la ilusoria Torre de Babel. De modo que el lector habrá de poner mayor atención a lo observado por el poeta si aspira acceder a esa entrelínea que nos habla del escozor interior que provoca la imagen, o bien quedarse con las significaciones externas.

Oscar de Gyldenfeldt

Oscar de Gyldenfeldt

El amplio decir de este compendio de poemas, que conforman una obra singular y coherente en lo conceptual, donde la síntesis es un perfil de su belleza, se enriquece con la semántica contextual que se genera en la intuición del lector atento y dispuesto a compartir —o no— la duda, la pasión y la aceptación —o no— de la insubstancialidad de lo espectral. Una cuna crística, las parábolas bíblicas, las evangélicas narraciones, prestan sus pinturas a la palabra poética de una pluma que otea hasta el horizonte y todo lo que ve es fermento material metamórfico, siempre inteligible o mensurable, tales como las actividades en los templos, de sencilla descripción en lo epitelial y de dificultosa comprensión en cuanto a la voluntad que anima las acciones del rito. Para nuestro poeta La senda solo/ traza rodeos./ El dios calla.

Las leyes físicas que nos rodean y determinan, y para las que no se necesita especial conocimiento científico, están a simple alcance de los sentidos: El agua sigue el declive que la lleve al lugar de equilibro; así el poeta sigue el impulso que le dé paz o que simplemente lo contenga un poco más antes de iniciar un nuevo recorrido, quizás estimulado por el resquicio de alguna razón hasta entonces enhiesta, ahora agrietada, que instiga al esbozo de una nueva confesión, de una nueva pregunta o de un nuevo lamento: ”La voluntad de dar una forma para expresar un sentido espiritual”, citando a Heidegger (“Arte y Poesía”), quien también afirmó que ”en este forcejeo algo se desgarra en lo más duro”; y nada más certero cuando Oscar de Gyldenfeldt confronta el universo grosero, de leyes más o menos claras, con el divino, de cánones figurados por la perplejidad, diciendo: En lo siniestro/ y numinoso/ domina el dios.

Asimismo, el poeta ve que el dolor del mundo/ estalla por doquier; él es el orbe, es quien también estalla, no permanece ajeno a lo que ve, siente la relación, busca la concomitancia, la vibración que alcance un punto de unión, la cristalización que aluden algunas místicas orientales, no de un modo egoísta, la busca para sí y la desea para el Otro, asimismo involucrado. No hay engaños, no hay apariencias, no hay aquí forcejeo con la decoración del poema sino el tránsito por las aceras de la humanidad, con la mirada de quien mucho ha visto y, sobre todo, de quien mucho ha sentido y, por ende, sufrido. Y en este aspecto, la suave composición de los versos de Oscar de Gyldenfeldt aporta cierta bonhomía a una temática que provoca complacencia ante la imagen visual emergente de la coyuntura lúdica, y que cubre con un manto de serenidad asuntos que desequilibran y conturban: la tragicidad de la finitud o su cercanía, la necia incomprensión ante esa brevedad y el sometimiento al inapelable determinismo biológico, asuntos tan simples como un juego.

El título de esta obra, Simple como un juego, anuncia reflexión, cualquiera sea el camino; y, por oposición, órdago de dificultad (siendo ‘órdago’ la apuesta máxima de cierto juego de barajas). La metafísica es un juego intelectual, pero no es simple, y acude aquí a preservar la presencia de las dudas y la continuación, por otros medios ya no jónicos, de las arcanas preguntas. Estas preguntas son tan simples como esenciales y las encontramos en un poema del libro: ¿En qué osadía del destino/ me ha sido dado ser esta alma/ y no aquella cosa?… ¿En qué magia/ ha sido conjurada la metamorfosis,/ ¡fuerza extraordinaria del ritual!/ para ser en este instante/ esto y/ no aquello? ¿Son, acaso, distintos modos de pronunciar la aseveración de la línea de Shakespeare, cuando Hamlet dice “To be, or not to be- that is the question”; pero he aquí una trampa sofística, existe una notable diferencia: En Hamlet es el ‘ser’ de la persona o la ‘nada’, en de Gyldenfeldt es ‘ser persona’ o ‘ser cosa’, esto establece una distancia de percepción ontológica: En nuestro poeta no se percibe la “nada”, pues tanto ‘cosa’ como ‘persona’ hablan de existencia, aunque, a la sazón, comprenda que el juego es simple, porque todos sabemos que termina. Inexorablemente.

Evité por expresa voluntad la cita de influencias, corrientes, relaciones, afluentes, cosa que hubiese resultado sencilla y que habla más de las lecturas del prologuista que del prologado. Reconozco que todos tenemos la inquietud de orientarnos en el pensamiento aferrándonos a modas y estilos, es un modo sencillo de sentirnos ubicados e inspirados para el trabajo. Cada poeta, cuando lo es, cuando no imita, cuando canta su emoción acuciado por la inquietud que lo incita (y ésta sí puede dar un panorama tópico de contención), traza un periplo verbal que le es propio, una identidad tan escasa en nuestro medio y tan necesaria para abrazar la poiésis. Nuestra inteligencia necesita muchas veces esas comparaciones, esas muletas, y está bien que las tome, pero no habría razón para hacerlo aquí cuando cada lector hará lo propio. Baste decir que Oscar del Gyldenfeldt, un poeta cuya vida transita el mismo camino de sus letras, presenta “Simple como un juego”, uno de los pocos libros que salvaguardan nuestra poesía, elevándola por sobre el desconcierto general, y que provoca el gusto por la lengua castellana y su potencialidad.

Ricardo Rubio

Ricardo Rubio

 

 

 

 

 

 

———————————————————————–

 

 

26 diciembre 2016 Posted by | OSCAR DE GYLDENFELDT, RICARDO RUBIO | , , | Deja un comentario

JETON KELMENDI, carta de CARLOS ENRIQUE BERBEGLIA al traductor

Carta de Carlos Enrique Berbeglia a Ricardo Rubio, traductor de “Cómo llegar a ti mismo”, poemario de Jeton Kelmendi.

Jeton Kelmendi

Jeton Kelmendi

Como llegar ti mismo

Como llegar ti mismo, de Jeton Kelmendi

Ricardo:

Leí los poemas que vertieras desde el inglés de  Jeton Kelmendi. En primer lugar quiero felicitarte por la obra de difusión de una literatura tan extraña a nuestra lengua, trabajo que es algo muy digno de encomio.
Luego de una seria lectura, he notado que Jeton Kelmendi practica una poesía “directa”, que no redunda en metáforas u otros recursos similares para expresar lo que desea.
Tal vez por la experiencia de la guerra civil que sufriera hacia el final del siglo pasado, decanta un gran sentido de la humanidad y de dignidad, creo que esa experiencia motivó a Kelmendi para lograr los bellos poemas: “El vaso de la melancolía”, fechado en París en 2006, y el anterior: “Para el coraje”, fechado en Viena, el mismo año.
La bella sencillez no está exenta de profundidad.
Se trata del canto de un poeta patriota y comprometido por la libertad de su pueblo, el poema que da título al libro así lo demuestra, aunque recurra a una mítica princesa para llegar a sí mismo, lo logra luego de un largo viaje, el del destierro, tanto interior como geográfico, y que valora los pilares cristianos de Occidente, lo demuestra su devoción por la Madre Teresa, sentimientos que  une con sus ansias por la liberación de Kosovo.
En resumen, una poesía que no requiere una decodificación erudita o el recurso a las interpretaciones esotéricas, basta leerla y disfrutarla.

Un abrazo.

Carlos Enrique Berbeglia
Doctor en Letras – Lic. en Antropología

Carlos Enrique Berbeglia

Carlos Enrique Berbeglia

Con-jeton-kelmendi-in-tetova (2016)

Jeton Kelmendi con Ricardo Rubio en Tetova (Macedonia, 2016)

15 diciembre 2016 Posted by | CARLOS ENRIQUE BERBEGLIA, JETON KELMENDI, RICARDO RUBIO | , , , | 2 comentarios

TRADUCIENDO POESÍA DESDE IDIOMAS DISTANTES, por Ricardo Rubio

 

“Los escritores hacen la literatura nacional y los traductores hacen la literatura universal”.
José Saramago

 

Pese a que la norma para citar el idioma castellano es español, prefiero la palabra “castellano” para definir el lenguaje al que traduzco, decir “español” no precisa de qué lenguaje se trata pues el euskera, el gallego, el catalán, el asturiano, entre otros lenguajes vernáculos, son también idiomas españoles.

Sabemos que la traducción entre lenguas distantes ofrece más dificultades que aquellas que tienen el mismo origen. Entre lenguas romances, por ejemplo, es menos problemático el trabajo del traductor. Cuando digo lenguas romances, me refiero a las lenguas con profunda influencia del latín vulgar.

Ricardo Rubio en Safi, Marruecos

Ricardo Rubio en Safi, Marruecos

Me resulta fácil la traducción del gallego, pero no desde el Inglés. Me he dado cuenta de cómo el Inglés, con su tendencia a la reducción de palabras, sentencia más que describe, y algunas metáforas o alegorías deben ser alteradas para llevarlas de un idioma a otro con el fin de mostrar la voluntad y la intención del poeta, y ser fiel a su credo y a su sentimiento original.

Cuando el poeta anglosajón, como cualquier otro poeta de idioma distante, compone sus tropos, en la traducción al castellano nos encontramos con las dificultades propias de la ambigüedad que propone una lengua con tendencia a la síntesis. Cuando se trata de la poesía, la síntesis conduce a la sugerencia y a la alusión, una sensación que puede ser difusa. Sin embargo, el circunloquio que se practica en idiomas más descriptivos, como el árabe, las lenguas Romances o el alemán, tiende más a la exactitud de un sentimiento que a la alusión. Esto es posible porque el poeta hispanohablante, como el árabe o el alemán y el resto de las lenguas romances, se potencia con la facilidad en la construcción de tropos y la enorme cantidad de sinónimos que los caracterizan. El castellano, como descendiente del latín vulgar se ha nutrido de los sinónimos provenientes de los dialectos propios de la península ibérica y del Árabe, y aún de voces que llegaron de América luego de la conquista del Nuevo Mundo.

Pese a todo, y como claramente sabemos, la traducción de poesía, sean cuales sean los lenguajes, nunca será fácil. Muchas veces se dificulta la comprensión para quienes hablan el mismo idioma. La voluntad de traducir nos obliga a estudiar nuevas lenguas, nuevas reglas idiomáticas, y aun giros locales dados por el uso y la costumbre, es decir las expresiones idiomáticas de un tiempo y de un espacio.

La pregunta que debemos hacernos es: ¿Queremos saber qué nos dice el poeta o queremos saber qué vuelo poético tiene? Pues, es muy fácil saber qué nos dice; un poco más difícil es conocer la razón por la que dice lo que dice, a quién se lo dice y qué intención trae.

Allí es donde surge la problemática traduttore-traditore (traductor igual a traidor). ¿Qué debe traducirse? ¿Las palabras, la intención, el ambiente psicológico, la intensidad? Pues, pienso que se deben tener en cuenta los cuatro puntos lo más ajustadamente posible, porque la precisión es imposible para los textos creativos.

Como llegar ti mismo

Como llegar ti mismo (Trad. Ricardo Rubio)

Por fortuna, para los traductores de poesía, en estos tiempos, el tiempo que nos toca vivir, el uso de la coloquialidad favorece la traducción, ya que se usa el lenguaje de todos los días con muchos menos rebuscamientos de los que se usaban en el pasado, nos alejamos de la tendencia a las palabras inusuales y nos acercamos a la imagen y a la alegoría, más que a las metáforas.

Una metáfora es lo más difícil de traducir. Si una metáfora es un lugar común, tiene poco o ningún valor poético, pero si se trata de una metáfora pura y novedosa, no encontraremos el modo de mostrar su juego, solo su idea, si es que la comprendemos. Y esa idea debemos adaptarla al uso y costumbre de la lengua de destino.

Cuando la poesía no es simplemente coloquial, un lector cualquiera es también un traductor, es el traductor de las sensaciones de un poeta, debe comprenderlo, llegar a su intelecto para gozar con sus giros, con sus ideas y con la belleza de su modo de decir. Todos somos traductores cuando leemos, y cada uno de nosotros puede tener una idea distinta de la obra de turno. El Bhagavad Gita tiene nueve interpretaciones principales -afirmado por aquellos que dominaron el sánscrito-. El pequeño cuento de siete palabras del escritor hondureño Augusto Monterroso, “El dinosaurio” tiene múltiples interpretaciones, siete palabras reunidas para sugerir más que para decir. Y la poesía es, entre otras muchas cosas, un texto que sugiere las luchas de inteligencia de un poeta. Lo que hace que aun sea difícil inteligir un poema en su propio idioma.

Foro de Traducción en Safi, Marruecos (Mushim Al-Ramli [Irak] - Ricardo Rubio - Mamta Sagar [India]

Foro de Traducción en Safi, Marruecos: Mario Bojóquez (México), Mushim Al-Ramli (Irak), Ricardo Rubio (Argentina) – Mamta Sagar (India).

Por estos motivos un traductor debe luchar con las combinaciones de sentido únicas de cada lengua, con los modismos particulares del idioma y aun con la particular articulación semántica del autor de origen, con las formas lexicales practicadas en un tiempo, con la crítica de quienes no aceptan una elección de palabras y con su propio conocimiento poético, porque considero que solo un poeta puede traducir a otro poeta. En poesía siempre hay un valor más profundo de lo que un lenguaje llano puede expresar. La poesía es la ampliadora del lenguaje y del sentido, es la que expresa cosas que van más allá, incluso de disciplinas como la filosofía. La poesía es la filosofía de la filosofía. Es así como el traductor recrea sin ser el dueño de la creación sino solo un trabajador que intenta que lo único, sea dos veces, sabiendo de antemano que tamaña empresa es imposible.

En cierto modo, cuando un poeta compone su obra, traduce una sensación a palabras que puedan reproducir ese sentimiento en la mente de un ocasional lector; con un proceso parecido, el traductor es un lector que busca comprender y llevar esa sensación a otro idioma, idioma que tiene otras reglas, otras jergas, otras torsiones, de modo que muchas veces, según los tropos del lenguaje del creador, no se puede evitar la recreación.

Para evitar caer durante una traducción en la recreación total, recuerdo siempre esta pregunta: ¿Cuánto vuelo creativo puedo traer de la obra original?

15 abril 2016 Posted by | JOSE SARAMAGO, MAMTA SAGAR, MARIO BOJÓRQUEZ, MUSHIN AL-RAMLI, RICARDO RUBIO | , | 1 comentario

SASCHO SERAFIMOV (Bulgaria)

SERAFIMOV (Bulgaria)

Sascho Serafimov
Sascho Serafimov

 SASCHO SERAFIMOV

Nació el 30 de agosto de 1953 en Dobrich, ciudad situada al noroeste de Bulgaria. Se graduó en la Universidad Eslava de Sofia en la carrera de Pedagogía Social.

Ha publicado:
“Scar” (“Cicatriz”, libro compartido,1979);
“Free Word” (“Mundo libre”, 1990);
“The Giver of Dreams” (“El dador de sueños”, 1994);
“Door On The Horizon” (“Puerta en el horizonte”, 1998);
“The blue star of the tree” (“La estrella azul del árbol” ,2004);
“Submergence of The Light” (“Inmersión de la luz” ,2009);
“Whitebearded men die at the end of the world” (“Barbados blancos mueren en el fin del mundo”, 2013).
En 1995 publicó un libro de cuentos para niños titulado “Mixed-up stories” (“Historias confusas”).
Su obra “The Tailor of stories” (“El sastre de las historias”) obtuvo el tercer premio en el Festival Internacional de Teatro para Títeres “Golden Dolphin”.
Es miembro de la BWU, está casado y es barbado.
Algunos de sus poemas han sido publicados en idiomas ruso, turco, moldavo, esloveno, inglés, polaco, alemán, croata, serbio y ahora en español.

Comentarios críticos:

Los versos de Sasho Serafimov no solo nos hablan de la liberación de las formas colectivas de la sociedad sino también acerca de los mitos de la existencia. Remarcados por el equilibrio entre el pasado y el presente, la luz y la oscuridad, la lucha y la calma, los escritos del poeta “leen” con inesperada energía la existencia humana, desde aquel pasado hasta el momento actual, revive las calles con excéntricas figuras poéticas y relata historias jamás contadas. Seguramente, “Inmmersión de la luz” no va a salvar la literatura búlgara ni va a salvar el mundo; su universo espiritual, espiritualizado a un nivel cercano al dolor, hasta un estado incandescente, todavía se mantiene al borde del colapso y la desesperación, frágil esperanza del poeta para regresar como “acumulación de recuerdos/ que abarquen la desnudez” y así compartir el posible regreso de la luz.

                                                                                               Angel Diulgerov

… Poesía del dolor y de la denuncia, del sufrimiento y la oposición a la pérdida de valores fundamentales del mundo contemporáneo y, en concreto, a la realidad búlgara después “del cambio” …

… Estos poemas tienen su propio núcleo de significado en la unidad de los valores que defienden (“amor – santuario de la luz” o “la palabra libre”, por ejemplo) con todo el despliegue metafórico de la poesía de Sasho Serafimov …

                                                                                                      Svetlozar Igov

——————

Traducciones de Ricardo Rubio

Historia de un poema

                                               para Murphy

Un poema cayó del cielo
y rodó a los pies de un ciudadano.
—¡Fuera de aquí muñequito sentimental —le dijo.

—Es por su miedo, ¿no es así? —replicó el poema.
Pero no pudo seguir. El ciudadano sacó un arma y le disparó.
Fragmentado y lleno de humo,
como una mariposa de alas destrozadas,
rebotó sobre el pavimento.

El ciudadano llamó a la policía.
La policía registró el Poema todo el día

con el fin de arrestarlo.
Buscaba asesinos, violadores y ladrones.
¡Y hoy, nadie fue asesinado en la ciudad,
ni un simple robo, ni una sola violación!

Dos gitanos tropezaron con el poema y lo derramaron.
Le saltaron por encima y llenaron sus bolsillos.
Sus almas se cargaron de dulzura.

El fiscal abrió una causa contra el Poema.
Lo sentaron en el banquillo de los acusados.
—¿Qué buscas en nuestra ciudad? —preguntó el fiscal.
—¡No estoy buscando nada! ¡Usted me está buscando!
—¿Por qué has venido entonces?
—Me caí del cielo por pura casualidad. No quise molestar a nadie.
El fiscal miró a los cielos. Allí vio a otros poemas.
Volaron y sonrieron a su vez, a punto de caer en cualquier momento.
—¡Muy mal! —dijo— ¡Tendrá cadena perpetua
en un libro!
¡De todos modos, la gente no lee!

—¡Un poema cayó del cielo! —
dijo mi mujer, de pie junto a la ventana.
Estaba mejorando.

La tensión creció en la ciudad.
—¿Es la llegada de la primavera quien trae todo este zumbido? —
se preguntaban los ciudadanos.
—No —dijo el poeta—. Acaba de caer uno de mis poemas desde el balcón
y las personas permanecen absortas
como si ellas mismas cayeran del cielo.

Charcos de AMOR

Las guerras son indispensables cuando se necesita morir
Sólo para ellas el honor de desaparecer de nuestro mundo
sin quejarse, sin sufrir, amablemente.
Se van como una energía repentinamente extinta, en un parpadeo.
Yo no soy un guerrero y pregunto a la gente
¿cómo es que usted está contra mí con una pistola o un cohete?
Yo en contra de usted con un hacha,
generando tanto odio entre los jóvenes.
Tantas muertes, y para cada uno es la última.

Un gran baile de la imaginación: que han caído por la patria,
que los recordaremos para siempre, que…
la oración se perderá en el pasado
como un tren en la distancia.

Recogemos charcos de amor en el camino que se secan,
luego nos desprendemos de los nombres en el mármol
la memoria es un tipo de árbol
que calienta con su fuego, pero se convierte en cenizas.

Recuento de sucesos

                                      para Dora y John Waldbaum

Ella debería haber estado aquí
regando las flores
limpiando el polvo
y teniendo el pelo largo.

Pero Ella no está aquí.
¿Estamos en guerra?
Los políticos prometieron
que vendría la paz eterna
pero llegó la eterna soledad.

Y estoy empezando a tomar interés
de los lunes negros en la bolsa de valores,
en los horarios de los trenes…

¡Pero no me interesa
el modo de contar las cosas
cuando se han ido!
¿Por qué demonios
los militares no se enamoran
y vuelven a casa,
si realmente quieren crearme una vida pacífica?

Y qué fácil sería
si Ella finalmente regara las flores,
limpiara el polvo
y tuviera el pelo largo…

El sueño del mundo

                                                          (pensado para el Padre del Poeta,
y p
ara Dimitar Atanasov,
un escritor
de Plovdiv y buen amigo.)

Yendo, regresas,
porque pasas por alto la mañana, la ciudad, tu vida…
¿Y tus padres? ¿Viven aún?

¡Abre la puerta y mira! Allí estaba la casa, allí estaba el barrio
Esas dos llamas, ¿son ellos? ¿Es que arden dentro de mí?
Mi padre, el zapatero. Mi madre, el ama de llaves.
Él calzaba al mundo, Ella lo barría.

Caminé sobre lo limpio, sobre el nuevo sendero. Calzado, alimentado…

¡Buen día, papá! —digo, después de haberlo olvidado de decir tantas veces,
y te ríes, te aferras a la vida, tu hijo, en tus manos.
Yendo, regresas,
como las manos, cuyas caricias todavía puedo sentir,
como las voces, que todavía puedo oír,
como el destino,
que me arrojó al futuro para estar contigo.

Esperando tu llamada

No contestas el teléfono.
No importa.
Te enviaré un poema
que muerda, que arañe, que se lamente, desgreñado.
Donde sea que vayas, lo que sea que hagas,
estará allí contigo
te hará emoticones
te sacará la lengua, te engañará,
y cuando quieras deshacerte de él,
se descompondrá en una pandilla de scouts,
de saboteadores, de cachorros sollozantes,
y entonces me llamarás
para que te salve de ella.

La arena del tiempo

Es fácil hablar con palabras de otro,
es fácil hacer la guerra con poderes de otro,
es fácil gastar el dinero de otro.

Lo mío es ver a través,
y los pensamientos que hoy comparto
es probable que hayan sido dichos por otro.

Me gustaría decir una sola palabra
que reflejase el mundo
la forma en que una gota refleja la paleta de colores.

Yo no hago nada más que la hormiga,
caminar y llevar a la semilla,
cuando veo un manantial
bebo de su agua
cuando descubro un camino,
pongo una señal
de que el mundo es aceptable.

A veces es muy peligroso perderse.
Hasta una niña sabe dónde ir
cuando corre hacia las olas
con un balde en la mano,
ella carga la arena del tiempo transcurrido
para construir un sueño.

Distribución
Para los pueblos sin mares, Dios envía la lluvia sobre los días festivos. Cada gota es una carta. Es por eso que los escritores / lentamente / deliberadamente titubean entre la llovizna. Cuando ciertos poemas se secan, pueden no ser escuchados ni vistos. Los húmedos, sin embargo, hacen llorar a mucha gente.

Rumores

Me acuerdo de un poeta
del Primer Estado búlgaro.
Él profetizó que habría también
Segundo Estado búlgaro.
Mientras estuve leyendo su obra
el estado terminó. Fue exportado.

Ahora escucho que hay un nuevo poeta.
No he oído hablar de un Estado.

Genteología

Estaba tan harto de mi tierra natal
que empecé a amarla.
¡No es de extrañar!
Yo no amo a mi país,
no amo mi trabajo,
no amo mis sueños,
no amo mi historia,
no amo mi fe,
y todavía estoy vivo.

Dejen que otros también mediten
que difícil vocación
es el amor de los impíos.

Conversación

Un poema y yo estamos bebiendo en el café
y él se queja
de que su cielo no es tan azul,
su río no es tan claro,
que alguien le robó el amor
y que la gente ya no lo considera un poema de amor, pero sí uno de lluvia.
¿Y tienes libertad? -le pregunto al poema, sólo para mantener la conversación.
¡Qué libertad! ¿Quién la usa ahora?
Pensé que la libertad es el país de poetas, pero resultó ser una mentira, una leyenda, un mito,
algo así como la Atlántida.
Todo el mundo habla de ella, pero aún nadie la ha visto.

La historia de la vida

No te preocupes, la Tierra está girando.
Todo el mundo tomará su lugar.
Para cada sombrero habrá un perchero.
Para cada culo, una silla confortable.
Alegría y besos.
El hambre verá el pan,
la sed encontrará agua,
la tristeza descubrirá la alegría.
Pero, señores, no olviden la Muerte.
Ella también quiere sentarse con nosotros.
Se siente cómoda entre la gente.
Tiene la capacidad de unir y separar
con lágrimas, dolor y polvo.

La historia de la vida es breve.
Milenios lo atestiguan.

Traducido de las versiones en inglés (del original búlgaro) de Nedialko Krouchev y Katerina Stoykova-Klemer, por Ricardo Rubio.

18 enero 2016 Posted by | ANGEL DIULGEROV, KATERINA STOYKOVA-KLEMER, NEDIALKO KROUCHEV, NOTAS, RICARDO RUBIO, SASCHO SERAFIMOV, SVETLOZAR IGOV | Deja un comentario

LA PALABRA REVELATORIA: EL RECORRIDO POÉTICO DE RICARDO RUBIO, reaparece sobre el fin de año (2015)

La palabra revelatoria: El recorrido poético de Ricardo Rubio. Buenos Aires, Ed. SAGITAL, 2015. 100 páginas.

“El poeta Ricardo Rubio, autor teatral, narrador, convocante de grupos y revistas, es además de un generoso amigo, uno de los innegables promotores de nuestra vida cultural. Al presentar su libro El color con que atardece, quise releer algunas de sus obras poéticas, en busca de esos hilos profundos que permiten la comprensión de un itinerario poético. Porque, hay que decirlo, no todos los libros de poesía que llegan a nuestras manos ostentan este carácter de interioridad vivida y expresada que me hace reconocer en Ricardo Rubio los hitos de una aventura espiritual”.

                                                                                                         Graciela Maturo

La palabra revelatoria: El recorrido poético de Ricardo Rubio

La palabra revelatoria: El recorrido poético de Ricardo Rubio

———————–

La rueca      (de “Pueblos repentinos”, Ricardo Rubio, BsAs, Epsilon, 1986)

Hay un reclamo de lógica
perdido en la espalda del viento
un reclamo de espacios y de ciencias
en la infinita sabiduría de las rocas
Como nave cristalina el tiempo reviste
la preciada desnudez de la tierra
y los profanos hijos del ancestro
se pintan de colores
y se visten de espejos nunca vistos

y hay otras tantas formas de huir

Hay un llanto esmeralda
acariciando la tibia mansedad de la montaña
viene el mineral con su verdad a cuestas
Alguien descompuso esas semillas
y creyéndose sabio les dio una cifra
y cifra y letra
formaron extraños parásitos de papel
que no sacian nuestra honda sed
de invitados sin regalo
La claridad brota de viejas filosofías
no escritas aún
los astros nada saben de palomas ni de credos

pero el suelo ha dado flores e insectos
y sin contarnos nos envuelve en silencio
y a él volvemos

hay otras tantas formas de huir

objeto de grandes pensadores
con grandes cerebros y fortunas
y profetas, magos, monjes e ingenieros
Objeto de inútiles pisadas,
de invasiones, de colonización
de intrépidos periplos
alrededor de qué o de quién
de formas y dibujos, de forzados cambios
y de lluvias atómicas
que nada saben de núcleo ni de átomo
Por eso el suelo aguantando
no es sed y es amparo
y sin embargo el gemido asoma en el desierto
y el grito en el volcán.

¿Quién me dará una almeja y un balde de arena?
¿Quién me enseñará a no saber nada?
Y otras tantas formas de huir.

29 diciembre 2015 Posted by | GRACIELA MATURO, RICARDO RUBIO | , | 2 comentarios

COMO LLEGAR A TI MISMO, poemas de JETON KELMENDI

NUEVA EDICIÓN:

“Si shkohet për të vet vetja” (Albanian) – Translated in English by Peter Tase

Peter Tase

Peter Tase

“How to reach yourself” – Traducción del inglés por Ricardo Rubio

“Cómo llegar a ti mismo”
———-

PRÓLOGO DE LA EDICIÓN NORTEAMERICANA

DE RICHARD A. BROSIO (trad. Ricardo Rubio)

Soy un escritor de prosa, pero admiro la poesía: el arte de la composición rítmica -escrita o hablada- que es  imaginativa, apasionada  y educativa.
Mi interpretación de la poesía de Kelmendi puede sorprender al lector y, tal vez, al propio autor. Aunque no soy un estudioso de la historia de los Balcanes, siempre he estado interesado en esa parte de Europa por muchas razones. El pueblo de los Balcanes ha tenido una historia muy difícil, en parte debido a sus vecinos más poderosos. “Balcanización” significa dividir un país, un territorio, etc. en pequeños y beligerantes estados ineficaces. Kelmendi-el-poeta entiende bien la trágica historia de esta región. Su obra lírica es suave y triste. Su “cómo llegar a ti mismo” me recuerda a las personas que han debido cruzar fronteras a lo largo de la historia. Obviamente, no en un tren de lujo, avión o automóviles caros. Peor aún, ¡tal vez sin los “papeles” necesarios para cruzar las fronteras!
Durante los últimos treinta años, todo el mundo ha cambiado radicalmente debido a lo que las poderosas “democracias” capitalistas han hecho con el fin de obtener mayores beneficios. Algunos lo llaman neoliberalismo con una “piel exterior” posmoderna, es decir, la cultura de los cambios económicos. El término “nexo” significa conectar, enlazar, vincular, unir, en otras palabras: que se unen de muchas maneras. Karl Marx explicó que bajo el capitalismo y su forma de imperialismo, devino lo que él llamó el “nexo del dinero.” ¡El dinero y la riqueza se convirtieron en las razones más importantes, y quizás las únicas, para que la gente poderosa se uniera! Los habitantes de Iliria y Albania no fueron capaces de sentarse en las sillas de los poderosos que hicieron las reglas. Las potencias occidentales liberaron los mercados, permitiendo a los emprendedores (sobre todo las grandes corporaciones capitalistas) despertar la “destrucción creativa” schumpeteriana tanto como fuere posible. “Conmoción y pavor”, de Milton Friedman -el capitalismo del desastre- es una forma de provocar la guerra en los países cuyos dirigentes no quieren formar parte de las potencias occidentales en las nuevas formas del neo-capitalismo-imperialista. He leído e interpretado este libro en términos del contexto en el que vivimos. ¡No afirmo que Kelmendi esté de acuerdo!

Richard A. Brosio

Richard A. Brosio

Esta poesía representa las dificultades de una persona que aspira regresar a la época en que su país era fuerte y justo. A pesar de que sólo podría ser un deseo, más que una realidad. Volviendo a su interior, de nuevo a un dios, a un pasado mágico, ¿por dónde empezar desde este presente? ¿Quizás conformarse con lo neo-espiritual en lugar de la neo-economía y la política podría ayudar ante la farsa actual? ¿Volver a una deidad y a la Madre Teresa, cuando ambos pueden haber desaparecido? ¿Un retorno a la flor en flor de Gonxhe, como una pequeña Calcuta? Esto es difícil de entender cuando el capitalismo mundial súper secular no se parece a la espiritualidad, excepto con el fin de vender alguna/cada cosa,  cada día y noche a través de los años.
La ¡Patria Albania! de Kelmendi parece ser similar a la de otras personas cuyo país de origen no se ha manejado bien en el pasado relativamente reciente, pero puede ir más atrás en la historia cuando los reclamos podían hacerse, porque hubo un tiempo, en el antiguo pasado, cuando la tierra de su identidad era poderosa, justa y digna de alabanza. Él parece decir a sus lectores que tanto los albaneses como otras personas de los Balcanes debieron irse al extranjero; sin embargo, tal vez  regresarán a una patria más grande, mejor y más segura. El lector puede preguntarse si es posible que todas esas personas que alude encontrarían una gran patria, luego de las guerras que han ocurrido recientemente. Las viejas cuentas por resolver en medio de la presión de las potencias occidentales que someten a esta zona al capitalismo global, hacen que sea difícil de creer que los sueños y las esperanzas de Kelmendi puedan materializarse en el corto plazo. Él se pregunta ¿dónde está la frontera que atraviesa la tristeza y la alegría? También se pregunta ¿a dónde han llevado mi mañana?, ¿dónde está la sombra de antaño? Nuestro autor tiene la capacidad de moverse sobre los tiempos verbales: remoto, antiguo, no muy atrás, presente y futuro. ¿Será ésta su fuerza, relacionada a lo que entrega a los lectores cosmopolitas interesados?
Hoy, los señores de la tierra no quieren que las personas ordinarias (con estudios de favor) aprendan cómo conectar los enlaces en el tiempo y espacio. Desde luego, no les gusta la pretensión de Marx de enseñar a la gente de su tiempo con el fin de que pudieran ver el cuadro grande, sino apenas un collage de pequeñas “instantáneas”. Admiro este valiente intento de Kelmendi para ayudarnos a entender mejor los pensamientos y las esperanzas de un poeta que vive y trabaja en un país en particular, pero demostrando su mundanidad.
Peter Tase nos ha hecho posible leer un libro de poesía de lengua albanesa en Inglés. Esto no da la oportunidad, a muchas más personas, de tener conocimiento sobre lugares e ideas más allá del mundo del idioma Inglés.
¡Bravo, Peter!

Richard A. Brosio
Ph.D., University of Michigan
Professor Emeritus, Ball Sate University
Lecturer and Visiting Scholar at

——————

POEMAS

Jeton Kelmendi

Jeton Kelmendi

Fuego en cada palabra

.

Un roble con nostalgia crece día a día
y busco en el corazón de los versos
la noche, el silencio
los ojos ebrios
el fuego para cada palabra
para cada verso
Busco la belleza de la luz
la reunión de las mariposas en el estío
la calma de un otoño lleno de cenizas
de un invierno blanco en la cascada de las edades
para serenarme por una vez contigo
en el amor bajo la sombra de los árboles

.

Viviendo más allá de ella misma

“Tener fe significa vivir… La fe es la única cosa
que es nuestra en todo sentido.”
Madre Teresa

Hoy ha llegado a sí misma y vive con los Ángeles
Jeton Kelmendi

Durante los años
de aquel pasado frondoso
una maravilla albanesa vivió más allá de sí misma
con dos almas
una para Dios y otra para la humanidad

Fue como una flor abriéndose
—Gonxhe—(2)
como una pequeña Calcuta
Fue más albanesa y aun más luz
para la humanidad
Ella oró y fue parte de las oraciones
Ella oró y fue Iliria en rezos
Nuestra Madre Teresa
En 1978 te llamó la paz
Madre, en ese año
vine a este mundo

Hoy
cuando necesito amor propio
parto para Kruja(3), el hogar de los Kastriotas(4)

y recurro a Gjergi(5)
Cuando necesito una estrella
del universo
camino hacia la cresta del Sol
y recurro a Rugova.(6)
Nuestra Madre Teresa
con tu bendición he caído
y me he levantado
como un dardaniano(7)
Los ángeles del cielo
sonrieron y esperaron
por tu gran despedida
tu enorme despedida
En todos esos años
la patria se preparó
para otro día
llamado Albania
Sigue orando por la humanidad
por los niños sin hogar
por tu sagrado Suelo
que se llama
ILLIRIA(8)

Pasaron muchos años
desde que te fuiste
y otros vendrán
hermosa flor, Gonxhe

Dijo Kadaré(9):
“Conozco una palabra de piedra
la aprendí en Shkrel(10)”
Tengo un palacio de sueños en algún lugar
Ahora puedes bendecir los restos de Prekaz(11)
y en la ciudad de Gllogjan(12)
Puedes ver la derrota en los ojos

Sé que nuestro padre en el cielo
nos mira con simpatía
Tú di una palabra más en albanés

Dios bendiga Arberia(13)
Enciendan una vela
que ilumine la patria de Illyria
Esta es la primera vez
madre, que eres la luz en ti misma

Todos saben
que nuestro pasado no deslumbra
a nadie
sólo cuando tú estás allí, madre
es maravilloso llegar a él

Hasta Jesús supo de los albaneses
pero la tormenta nos llevó lejos
Qué se puede contra un oscuro destino
cuando los vecinos son así

Pero tú has vivido más allá de ti
y ahora has llegado a vivir contigo para siempre
junto a los ángeles

Tráenos el futuro
Ruega por nosotros, madre, una vez más
porque diciembre es aterrador para mí
y no sé lo que siento

Sospecho que la Primavera retrasa su llegada
antes de aplastar el frío de Dardania
Dardania
No te olvides de la tierra partida en cuatro
Madre, eres nuestro nombre brillando en el cielo
y en la Tierra.

  Bruselas, diciembre de 2007.

.

(2) Gonxhe: Agnes Gonxha Bojaxhiu, Madre Theresa.
(3) Kruja: Krujë, es una ciudad de Albania, capital del distrito del mismo nombre.
(4) Kastriotas: Apelativo adoptado por los albanos a partir de la rebelión contra los turcos (1433).

(5) Gjergi: Jorge Castriota (en albanés: Gjergj Kastriot), más conocido como “Skanderbeg” (1405 – 1468), caudillo de la resistencia contra los turcos. Su sello dio origen al escudo albanés.
(6) Rugova: Ibrahim Rugova (1944-2006) fue un político de Kosovo, presidente de esa región independiente hasta su muerte, y líder del mayor partido político del territorio.
(7) Dardaniano: Hombre nacido en la antigua Dardania, país que abarcaba el sur de Serbia, Kosovo), el norte de Macedonia y el nordeste de Albania.
(8) Illiria: Territorio que hoy forma parte de Croacia, Serbia, Bosnia, Montenegro y Albania.

(9) Kadaré: Ismaíl Kadaré (n. Gjirokastra, Albania; 28 de enero de 1936) es uno de los escritores albaneses más notables.
(10) Shkrel: Región y tribu históricas del norte de Albania.
(11) Prekaz: Prekaz i Epërm, ciudad de Kosovo.
(12) Gllogjian: Ciudad del sur de Serbia.
(13) Arberia: Arbër or Arbëria, primer estado albanés durante la Edad Media.

28 septiembre 2015 Posted by | JETON KELMENDI, PETER TASE, RICARDO RUBIO, RICHARD A. BROSIO | , , , | 1 comentario

JOSÉ PABLO QUEVEDO – MELOPOEFANT (Sismo Poético Resistente)

Jose Pablo Quevedo

Jose Pablo Quevedo

Conocí a José Pablo Quevedo en 2003. Poeta sabedor y multifacético cuyo quehacer rebasa lecturas, escrituras, traducciones, coordinación de grupos y eventos, sino se extiende también con un manto de generosidad sobre quienes, de un modo u otro, tienen la suerte de caminar a su lado, más allá del tiempo y del espacio.  Lo expreso así, tan crudamente, porque no hace mucho (2014) llegó a mis manos una antología, editada en Perú por José Pablo diez años antes: “MeloPoeFant 

MeloPoeFant

MeloPoeFant (2004) José Pablo Quevedo

Internacional – IX. Cita de la Poesía 2004″. Antología Bilingüe castellano-alemán. Selección y traducción de José Pablo Quevedo. Lima, Perú, 2004; y grande fue mi sorpresa cuando me encontré allí, entre comunes amigos de la poesía.

Podrán leerse a continuación pasajes de algunos comentarios sobre su obra y quehacer y algunos de sus poemas.  (Ricardo Rubio)

———

FILOSOFÍA Y POESÍA
EN LA OBRA DE JOSE PABLO QUEVEDO

por Raúl Gálvez Cuéllar

(Revista Recre@rte Nº6 Diciembre 2006 ISSN: 1699-1834)

http://www.iacat.com/Revista/recrearte06.htm

.

En Agosto y Septiembre de 2005 el Perú fue sacudido por el magma sísmico de MELOPOEFANT, con la presencia en diversos eventos literarios, del poeta peruano José Pablo Quevedo quien radica en “El Berlín de las mil y una noche”, según frase que inscribe en “ORILLERO MAR”, libro reciente y simultáneamente editado con “HUELLARIOS DEL FUEGO Y DEL CARACOL”: el aeda pues viene de protagonizar en su país de origen las presentaciones de sus dos últimos libros de poesía.

Como se sabe, MELOPOEFANT (Sismo Poético Resistente con sede en Berlín y del cual Quevedo es co-fundador), es un movimiento poético–cultural humanista que reúne a destacados creadores de varios continentes, y desarrolla intensa actividad –entre ellas la editorial-, desde la unificación de las dos Alemanias.

Filósofo de raza y poeta por obligación del destino, José Pablo Quevedo sigue asombrando a la crítica por la hondura de su pensamiento y por su singular estilo. Identificado con la Naturaleza y comprometido con la historia de América vía Mundo Andino, su obra sobrepasa al puro goce estético y alcanza in fine el ideal social y espiritual del arte para la transformación del hombre.

El poeta–filósofo, o filósofo-poeta, no importan denominaciones, nos conduce al rompimiento del orden lógico, al trastocamiento de las disposiciones espaciales y a la supresión de la linealidad habitual. Huye de la realidad pero hace real a la metafísica como en un automatismo psíquico puro que consagra el poder absoluto del instante, ajeno a todo control ejercido por la razón.

Quevedo ha meditado en los lineamientos de Thales, Anaxímenes, Heráclito, Parménides, Pitágoras, Jenófanes o Demócrito, porque incorpora en su poética elementos fundamentales como el agua, el aire, el fuego, la luz, la naturaleza o el átomo; pero estos basamentos filosóficos que convierte en sillares poéticos, tienen el acabado de la filosofía alemana de todos los tiempos, y así podemos señalar a Fichte, Schelling, Krause, Hartman, Schopenhauer, Leibniz, Kant, Hegel, Heidegger y Wittgenstein; lo que no quiere decir que José Pablo no tenga su propia filosofía, puesto que sí la tiene y es la del MUNDO ANDINO con sus connotaciones geopolíticas, e híbridas por la inserción de nuevos valores sociales que condicionan la adquisición de hábitos en sociedades determinadas, partiendo asimismo de determinado momento histórico, lo cual plantea para el filósofo la validez del conocimiento científico en el curso de los procesos culturales, psicológicos y sociales.

Raul Galvez Cuellar y Jose Pablo Quevedo

Raúl Gálvez Cuéllar y José Pablo Quevedo

Quevedo guarda distancia entre el dogmatismo y el escepticismo, y se orienta hacia el criticismo kantiano; es racionalista a lo Descartes, y relativista como Spengler; naturalista como Spencer, e idealista absoluto como Hegel; dialéctico como Marx o Engels, y existencialista como Heidegger. También apreciamos en sus libros influencia del positivismo lógico de Wittgenstein, y principalmente en el empleo y análisis del significante en la cadena lingüística.

Esta formación académica unida a su innata sensibilidad, propiciaron en el poeta la contemplación filosófica, ensanchando los límites del YO, partiendo del NO-YO. En efecto, según Bertrand Russell, se alcanza la ampliación del YO cuando no se la busca directamente y se trasciende al universo. Y contrario sensu, en la especulación filosófica, el egoísmo es un obstáculo para el crecimiento del YO. “En la contemplación, al contrario, partimos del NO-YO, y mediante su grandeza son ensanchados los límites del YO; por el infinito del Universo, el espíritu que lo contempla participa un poco del infinito”. Estas notas transcritas del libro “Lecturas Filosóficas” de Augusto Salazar Bondy, y que refieren a “El Valor de la Filosofía” de Bertrand Russell, nos llevan a considerar el espíritu colectivo del poeta y su sentimiento generoso, obtenidos de su contemplación opuesta a la especulación:

 .

             En los ojos del tiempo

             su YO

             y su plural.

             Y entre los dos

             el no-yo

                                (Los Deshielos del Tiempo)

.

 

         (…)y se perpetúan

             mil yoes sobre las arenas

(Huellarios del Fuego y del Caracol)

.

Otro elemento básico en la poesía quevediana es la PIEDRA. “En el interior de las piedras están los sueños de los hombres”. “Piedra soy. Perfecto es tu soñar”. “Los ojos que ven el mundo son los ojos de la piedra”, son algunas de sus expresiones. Entre la variada fauna que vive en su poesía, destaca el CARACOL, que suplanta al poeta. Ha dicho Hegel del poeta lírico, que aunque éste trate temas objetivos, “el gran poeta lírico se alejará y terminará por hacer su propio retrato”. También José Pablo es tierno y reminiscente como Oquendo de Amat. “Cavila aún desde un niño el corazón” es el titulo de un bello poema en “Orillero Mar”, donde se lee que “la luna que conoció / en su país de sueño, era otra”. Este mismo corazón de niño no permite que mueran los caracoles cuando llueve en Bernau donde habita el poeta: cuando éste se dirige a la Estación de Trenes de Bernau para trasladarse a Berlín, los moluscos se desplazan alegremente por las pistas y veredas que brillan bajo la lluvia; y es entonces, que in itineri, el escritor los levanta cuidadosamente y los devuelve a sus yerbas para evitar que sean pisados por automovilistas, ciclistas o simplemente   por peatones. Sólo este hermoso gesto de amor, refleja al artista genial. Ha dicho José Carlos Mariátegui en “7 Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana”, que “el artista genial no es ordinariamente un principio sino una conclusión. Aparece, normalmente, como el resultado de una vasta experiencia”.

 

El ilustrado criterio de nuestro poeta caracolero y filósofo, ha desbaratado dialécticamente las tesis del río de Heráclito, de la luz de Platón, o de la piedra de Darío, para mencionar sólo unos ejemplos que desarrollaremos adelante. (No olvidemos que en “Lo Fatal” del gran Darío, la piedra es dura e insensible). En el entretanto, saludamos las impecables publicaciones en Lima de los libros ORILLERO MAR y de HUELLARIOS DEL FUEGO Y DEL CARACOL bajo el sello de Alejo Ediciones y bajo el cuidado de Santiago Risso.

Raul Galvez Cuellar

Raúl Gálvez Cuéllar

———————-

POEMAS

.

Otros somos y vamos en el tiempo deviniendo

para Celia Ariza y Julio Solórzano

Abriendo las esencias de este mundo
en el salto al tiempo que fue ido,
qué gigante se hace la memoria
yendo al cauce vital de su lecho hondo.

Cada época surge como montaña
en capas frescas y animadas,
en cicatrices intensas y profundas.

Así, tal es el amor que se perpetúa,
y que el ser ha sentido y ha vivido,
cada hombre tiene su experiencia,
cada hombre tiene olvidos y recuerdos.

Así como de la mar sale la tormenta,
y ella es la partera de la vida,
cada ola es reflejo de una existencia,
cada ola va y viene y a su roca se orienta.

En el pecho de la mar se anudan las olas
y vibran como sístoles y diástoles perpetúos,
y si no hay reflejos, la memoria acaba,
pues el hombre es un ser breve.

Breve vida en el tiempo que de continuo se va,
y otros somos y vamos en el tiempo deviniendo,
y si hay una ola en regresión que aún nos refleja,
entonces, habrá una mar que nos prolonga.

Lima, 23 de Mayo del 2013

Estaciones

para Oscar Castillo Banda

primavera

Ante la silla azul la nube detuviste
Con labios inquietos
Con ojos intensos
Compartiste el pan de cada día con nosotros
Tus cuadernos coloreaste con zumo de limones

otoño

Hay anclas que se aferran a su nube
Hay heraldos en el orillar de lunas redondas
Que muestran el aplomo de los juncos elevados.

Para ellos- el sol camina desgranizando el tiempo-
Se muestra certero en su centro de verdes colores

verano

Detienes tu perfil aún en el pensar sobre la arena
y sacas cada estación con tu pulso
Cada colina tiene un reloj regresivo y creciente
Cada ciudad va a tu encuentro formidable
Tu abrazo sintetiza una jornada hecha experiencia

invierno

Salen tus ojos como naves de imaginación
Que son intensos del azul y de la noche
Y cruzan fogatas y los mares van cargados de sueños
El día no se mira de perfil sino pleno y perfecto.

———————-

         José Pablo Quevedo, Catacaos-Perú, es autor de 10 libros entre poesías y cuentos y obras de radioteatro, ha sido traducido en 6 idiomas. El poeta ha sido publicado en varias antologías en diversos países de América Latina, España, Francia, Alemania y Suecia. Es Representante de Poetas del Mundo en Alemania; es creador y organizador de la Cita de la Poesía: Berlín-América Latina; Representa a MeloPoeFant (Sismo Poético Resistente) y también a Arte Regresivo, además es el coordinador de Poetas de la Tierra en Alemania.

Fuente de información: Arte Regresivo/ Berlín, Marzo 2014

———————————

 

27 septiembre 2015 Posted by | JOSE PABLO QUEVEDO, RAUL GALVEZ CUELLAR, RICARDO RUBIO | , , | Deja un comentario

Poesía kurda: Hussein Habasch

Hussein Habasch

.

“Mis poemas en el Círculo de Poesía, revista electrónica de literatura mexicana. Por supuesto, poemas traducidos por mi querido amigo Abdelhady. Y feliz por la traducción de mi mejor amiga Ghadeer Abu Snaineh. Gracias. Gracias a los supervisores de la revista.”
.

Hussein Habasch, poeta Kurdo de Siria, nace en la aldea Shaij al-Hadid, en IFAIN, en 1970. A mediados de los noventa, emigra a Alemania donde reside hoy en Bonn. Escribe en Kurdo (su lengua natal) y en árabe, otra lengua adquirida. Su nombre aparece a menudo en las antologías de su generación dentro y fuera de Alemenia. Sus poemas han sido traducidos a numerosos idiomas, entre ellos, inglés, alemán, castellano, francés, ruso, rumano y persa. De 2000 a 2001 dirigió Avesta, una revista de creación literaria. Ejerce el periodismo en medios de comunicación alemanes y árabes. Entre sus publicaciones destacan: Ahogar en las rosas (2002), Huir a través del río Ifros (2004), Elevado como el deseo y apetecible como la cintura de una gacela (2007), Delirios de Salim Barakat (2009) y Ángel volador (2013).

Las presentes versiones al español son del poeta Iraquí, Abdulhadi Sadoun. Además, la selección incluye el poema, Kobaní, traducido por la escritora palestina, Ghadeer Abu-sneineh.  además de dos poemarios manuscritos en árabe y kurdo, publicó tres libros de poesía;  Ahogado entre la rosas (Jordania, 2002), Huida a través del río Ifros (Cairo, 2004) y Elevado como el deseo y apetecible como cintura de gacela (Madrid, 2007).

Khazal Almajidi (Iraq), Ricardo Rubio (Arg), Hussein Habasch (Siria)

Khazal Almajidi (Iraq), Ricardo Rubio (Argentina), Hussein Habasch (Siria)

Festival de Medellín, 2009: “A la vez que aprender el kurdo, la lengua de mis padres, estuve obligado a aprender una lengua de la que no entendía nada de nada. Así que aprendí de niño que nuestras cosas (las de nosotros los kurdos), en algunos países, uno de ellos Siria, mi país natal, no deben salir a la luz, y pedir el derecho a acercarte a tu cultura y tu lengua. Prohibido, la primera palabra sellada en mi mente de niño. Desde entonces no supe nada más que el árabe, una lengua con la que intenté ser mejor escritor que los mismos árabes. Hoy en día escribo también en kurdo, la lengua que me prohibieron aprender en mi país; el exilio y mi nueva tierra germana, me ayudaron a recuperarla. ¿Pero este exilio, este destierro, por qué? Pensé, como lo pienso ahora, que sin esta otra tierra que me ha acogido en sus entrañas, hubiera sido encarcelado o suicida, o simplemente habría muerto por una bala o de hambre o de tristeza. No se puede estar en un país donde todo lo bueno es nulo, donde hay sistemas feroces en contra de la belleza, la libertad y los derechos humanos. El destierro es cruel, pero tu país natal lo es más aún si no puedes respirar un aire puro y si no puedes expresarte libremente. En la literatura, y sobre todo en la poesía, me atrae su habitación de horno, donde nada sale de su hondura sin que lo toque la mano de la locura, la fantasía… No soy hijo de la frialdad, mi poesía es ajena a la neutralidad. Escribo poesía para huir de mí mismo, para maquillar mis sueños y para llegar con mi locura al nivel del milagro.”

.

A la espera de Jodo

Más que llegar,
los más bellos de los perdidos,
extraviaron su camino hacia ti.
Inventaron los espejos, de la dulzura de las fuentes
y crearon, para adorarte, una sombra.
Cayeron ante ti como preciosos regalos,
cubrieron sus sueños del sabor de la fe,
tampoco te encontraron.
Hicieron lo imposible…
Levantaron las pirámides más altas
para conectar la tierra con el cielo,
pero no moviste ni un dedo.
Gastaron sus vidas por ti
Sellaron sus caras por tu rostro
Mientras te están defendiendo ante la desesperación,
Te esperan más que nunca,
Y no ven una luz de ilusión.
No intentaste venir,
Pero ellos siguen esperándote,
dudan de vez en cuando
repitiendo en voz alta,
que quizás nadie eres.
¿Quimera eres o una certeza?

.

¿Qué me importa cómo y dónde muera?

Pongo la cabeza sobre la roca del olvido
repitiendo, como una estrofa de canción triste, lo siguiente:
Qué importa si muero pobre o más pobre que todos los pobres del mundo
mis niños comen manzana y mastican granos de granada
Y esto es lo que importa.

Qué me importa si muero, y luego me despierte para andar solo en mi funeral
Qué importa si nunca me despierto
Mis niños susurran con alegría, como dos amantes
Y esto es lo que importa.

Murió Sargon Boulos enfermo en un hospital en Berlín, como si fuera un ángel ebrio que le gustaba pasear en el aliento de la muerte,
como si fuera, siempre, solo.
Murió Kamal Sabti en el sofá de su casa en Holanda, como un príncipe olvidado
Murió Aqil Ali en la acera, como si le crearan para ser el hidalgo de las calles.
Murió Mahmud Breikan por una cuchillada de un asesino ladrón, como si fuera un faro guiando los piratas al oro y dinero de su bolsillo vacío.
¡Entonces qué importa si muero en un bar, discoteca, club nocturno o
sobre los pechos de una prostituta ignorante en una taberna!
Mis niños comen papitas fritas con mayonesa
Y esto es lo que importa.

Qué importa si muero ahogado, quemado, asfixiado, machacado, sacrificado o suicidado como mi hermana Sylvia Plath.
Qué importa si muero fusilado en mi cumpleaños como mi hermano Dalshad Miroany, el ángel mágico de Kurdistán.
Qué me importa si muero de hambre, encarcelado, o rendido bajo las ruedas de un tren enredado como Attila József, gemelo de mi alma.
Qué importa si muero acribillado a manos de los tiranos como mi hermano Lorca o ahorcado como mi amigo Hassan Mutlak, Dabada en Bagdad.
Lo que importa es que mi hijo está bien,
y yo siga escribiendo para el abandono, poemas pastoriles,
inspirados por la habilidad de las camareras
y de las siluetas de las lolitas que pasean delante del cristal del café.
Mis niños juegan,
mi hija peina el cabello de su muñeca
mi hijo conduce su triciclo
y esto es lo que importa.

Qué importa si muero por un navajazo o una dosis de veneno como mi tío Sócrates
Qué importa si fuera en Atenas, Berlín, Beirut, Londres, Madrid,
O la distinguida Washington,
las ciudades son iguales y la muerte es un perro que recorre los horizontes.
Mis niños están detrás de un balón parecido a la tierra,
son estupendos
Y esto es lo que importa.

Qué importa si muero como mendigo, exiliado, herido o ebrio
mordido por los colmillos de los amigos como todos los poetas
lo que importa es que estoy escuchando a María Callas, mojando mi profundidad
por su ronca voz.
Mis niños duermen inocentemente
y esto es lo que importa.

Qué importa si muero mientras voy diciendo barbaridades o remando hacia la locura
O quizás como Cioran, mi amigo, voy tocando las noches y dejando mi destino
en manos del frío y la majadería.
Mis niños sonríen en la cama, y sueñan con aves y mariposas
Y esto es lo que importa.

Qué importa si muero o no
Es igual
Mientras la muerte sea la iluminación del alma
Y yo la perdí hace tiempo en los bosques del olvido.

Qué importa entonces
Qué importa.

.

Ten paciencia con tu destierro

Ten cuidado con la muerte
Y no digas que bello es morirse
Y que es más tierno que el destierro,
solamente la muerte sabe que es vil
y deprimente, su presencia.

Piensa en ti
Y da gracias a tus días de exilio
ya que sus días siguen en marcha
Y su sol te resplandece.

¡Ten paciencia con tu destierro!

.

Desilusión

No tengo patria para dibujar sobre sus paredes
con una tiza de la infancia: ¡Que Viva!
No tengo patria que haya que aguantar cada mañana
tomando mi taza de café,
mientras me pule el sol.
No tengo patria, que me otorgue su pulmón
y yo le otorgue el mío
ser su ruido y mía sea la voz
seré el travieso, el malévolo, el rebelde y el arduo
y seré el sabio, el intuitivo, el piadoso y el gran corazón.
No tengo patria para escribir
sobre el cobre de una de sus casas:
bienvenidos amigos,
esta es la casa de Hussein Habasch.
No tengo patria donde me emborrache en sus tabernas
hasta el último aliento de la noche,
vagabundeando en sus caminos,
y donde mi corazón sea su terreno,
me abrigue y la abrigue
la escuche y me escuche
como buenos amigos.
Pero no tengo patria…

Beethoven y los kurdos

Le veo triste
cuando le observo,
es Beethoven.

Los kurdos,
con sus pasos firmes
circulan en el centro de la ciudad
pero no curan la nostalgia.

Beethoven llora.

Observo el Rin
dividir la ciudad en dos bocados,
lo veo triste.
-¿Acaso llora el Éufrates
mientras está triste?

.

Fuente

La madre amamanta a su niño
sus senos son la fuente.
La mujer otorga su amor sin nada a cambio
su corazón es la fuente.
El pájaro vuela en el horizonte
sus alas son la fuente.
La pluma baila sobre el papel
su tinta es la fuente.
“La cabeza del poeta se desploma
en medio de la plaza,
es la fuente.”

.

Patria para ti

Miro la madera
Y recuerdo los árboles
Miro las aves
Y recuerdo el vuelo
Miro el cielo
Y recuerdo la lluvia
Miro los trenes
Y recuerdo el viaje
Te miro
Y recuerdo los árboles
El vuelo
La lluvia
Y el viaje
Y luego te construyo
De las maderas, un lecho
De las aves, alas
Del cielo, una sabana
Y de los trenes
Una patria.

.

Como si fuera tú

Como si fueras una vela
y yo tu cerillo
te enciendo.

Como si fueras dos palomas
y yo una serpiente
muerdo las puntas de tus pezones.

Como si fueras la cúpula de un palacio gigante,
y yo tu bandera
ondeo por ti.

Como si fueras la inventora del azúcar
y yo el diabético por tu dulzura.

Como si fueras unos pendientes
en las orejas del viento
y yo el heredero de unos atletas
corro detrás del viento,
el viento.

Como si fueras la ligera del agua
y yo el río
acompañando la arena hacia ti.

Como si fueras fuego apagado
y yo tu llama..

Como si fueras tú
Como si fuera tú.

.

Dos amantes

Éramos dos
Solamente dos
Cruzamos el umbral
De nuestra vieja ciudad…
Uno se llamaba Gimshid
Y el otro era Memm[1]
Uno buscaba
Casa,
Patria
Y jardín.
El otro busca
Una mujer,
Labios
y muchos besos.

Pero la ciudad nos echa
Nos echa
Con su azote de balas.
allí lejos,
bastante lejos.

.

La escalera de la vida

Aquellos de palabras sin narices
Y cabezas sin agujeros,
Aquellos de dientes que muerden
Todo,
Excepto sus torpes lenguas
Aquellos de barbillas que se mueven
Como el péndulo
De la mañana hasta el amanecer,
Aquellos que caen
En la trampa
Y se comunican
Por gestos u hombros,
Aquellos…
Que solamente disfrutan
Sobre las escaleras de la vida.

.

Kobaní [2]
Para las heroínas y héroes de la resistencia kurda

Dicen las trenzas de las guerreras salvajes: No pasarán
Dice la voluntad de los guerreros, leones valientes de las montañas: No pasarán.
Dicen los ojos de las madres: No pasarán
Dice la inocencia de los niños: No pasarán
Dicen las cartas llenas de esperanza de los amigos: No pasarán
Dice la sonrisa de los mártires: No pasarán
Dicen los campos, los huertos y los jardines verdes: No pasarán
Dice la madre que amarró a sus hijos con su vestido bordado para que no se pierdan: No pasarán
Dicen las lágrimas del pequeño Sísifo: No pasarán
Dicen la tierra, el suelo y las piedras: No pasarán
Dicen las casas, los umbrales, las paredes, las ventanas, los techos y las tejas: No pasarán
Dicen los árboles, las hierbas, las plantas, los ranchos y el aroma de las flores y albahacas: No pasarán
Dicen las aves, pájaros, el cielo, el viento, y polvo, hasta el polvo: No pasarán
Dice la chica que carga a su hermano entre sus brazos: No pasarán
Dice la abuela, el abuelo y el hombre discapacitado: No pasarán
Dicen las amantes, las enamoradas, las novias que esperan a sus novios: No pasarán
Dice la música, las notas, los cantos y las canciones: No pasarán
Dicen las gargantas de Baki Xedo, Majo Kendish, Rachid Sufí, Ahmad Jeb y Khaled Sufí: No pasarán.
Dice la leyenda de Darwich Afdí: No pasarán
Dicen los poemas de Nicanor Parra que estoy leyendo ahora: No pasarán
¡Kobani!, confío en ti
Confío que los invasores, dictadores, criminales y asesinos no pasarán
Nunca pasarán

.

Notas:
[1] Personajes míticos de una epopeya kurda.
[2] una ciudad kurda que resiste heroicamente la invasión de ISIS.

 

25 septiembre 2015 Posted by | ABDULHADI SADOUN, GHADEER ABU-SNEINEH, HUSSEIN HABASCH, KHAZAL ALMAJIDI, RICARDO RUBIO | , , , , | 4 comentarios

ACERCA DE LOS PRÓLOGOS

Jorge Luis Borges

Jorge Luis Borges

Prologar, comentar, hacer la crítica de una obra de amigos o de un poeta o narrador lejano en tiempo y espacio no me resulta sencillo hasta encontrar las primeras palabras que sean fieles a lo que siento frente a los textos. De cualquiera de ellos, me interesan, por sobre todo, el concepto y el hilo emocional que lo provoca y justifica, luego me tomo la atribución de creer en lo que percibo y paso al intento de objetividad. Una vez dado ese paso, unas primeras palabras, y de atisbar la intención creativa de la obra, el trámite se facilita. Es entonces cuando rebusco entre las estéticas, estilos, concordancias —me gusta nombrarlas—, sea por forma o semántica. Y siempre las hay.

Creo que no tengo modos —al menos conscientemente— de encarar un comentario, pero debo reconocer que no me provoca lo mismo analizar textos de Reinaldo Arenas o Romilio Ribero que la obra de un amigo, para la cual, infiero, tengo una “colocación” distinta por cercanía o amistad y por ende un discurso diferente, que creo más cálido y
menos preceptivo.

Graciela Maturo

Graciela Maturo

Me agradan mucho los prólogos, pero mucho más los análisis preliminares; extraño aquellas ediciones económicas de Kapelusz. Me divierten los esfuerzos que se hacen para ensalzar la obra que procede o precede al comentario y que muchas veces, son superiores a la obra en sí; también me divierten las observaciones equívocas de algún
prologuista o analista. Para el caso cito el extenso análisis que hizo Rama Prasad del texto anónimo
“Zivagama” (editado para el mundo hispanohablante como “Las fuerzas sutiles de la naturaleza”), en donde se desatina en unvano esfuerzo por traducir una idea oriental milenaria al mundo occidental actual.
No considero los prólogos como subgénero, me parecen simples alusiones sobre la verdadera obra artística, creo que un prólogo es a un libro como un sombrero a la cabeza cuando es de noche y no llueve (dejo abierta la posibilidad al frío). Claro que a todos nos gusta elegir un nombre que nos tenga para bien, que nos ayude a ser consentidos a la
hora de la lectura de nuestra obra. Yo he recurrido a ese embeleco varias veces y no lo menosprecio. Desde
hace unos años, hago mis propios preliminares.
Antonio Aliberti

Antonio Aliberti (1938-2000)

Son muchos los prólogos que me han impactado y enseñado, pero los de Borges, sin duda, resultan insuperables por síntesis y profundidad, y siento la rara felicidad de su relectura; sus torsiones sintácticas, con muy pocas y precisas palabras, lo dicen todo de un modo inesperado, tal como lo hizo en sus conferencias de Siete noches, que son prólogos

para libros que no existen. Quizás en el caso de Borges pueda hablarse de subgénero
literario, acaso del mismo orden que los ensayos de Maeterlinck.
Un prólogo que me sorprendió particularmente fue el del libro “Antes que anochezca”, de Reinaldo Arenas, escrito por Mario Vargas Llosa —escritor con el que nada comparto—. No puedo negar que la presentación que hace de la crónica de Arenas  es de excelencia, aun considerando que esta obra de Arenas fue tomada, en ese caso, como baluarte anticastrista; pero siento que debo ser fiel al asunto literario, valorando lo digno de autores non sanctos en el terreno humanitario.
Entre los nuestros, y desde el punto de vista analítico de fondo y forma, no puedo soslayar a Anderson Imbert ni a Manuel Gálvez, tampoco a Graciela Maturo, que “ve” las obras filosóficamente, ni a Antonio Aliberti, que hizo tantos, y “veía” las entrelíneas como si estuvieran escritas.
No me gustan los prologuistas que simplemente tienen facilidad de palabra (más vanidad que carne, y son muchos nombres resonantes que no citaré aquí), que suben las ramas de un árbol ilusorio; quienes, subliminalmente, nos dicen “miren lo que soy capaz de pensar y decir”; tampoco me agradan los academicistas que dividen palabras (de-canta, re-clama, re-viste, etcétera) y establecen paralelismos incomprensibles con asuntos de la mítica profunda o que encuentran torres de cristal donde sólo hay un amor frustrado (siempre hay un amor frustrado, y mencionar en algunos casos una torre de cristal es como decir que es mejor pasarla bien que pasarla mal).
Creo que cuando aparece una verdadera cosmogonía, recién entonces se puede hablar de una torre de cristal.
Ricardo Rubio

Ricardo Rubio

19 septiembre 2015 Posted by | ANTONIO ALIBERTI, ENRIQUE ANDERSON IMBERT, GRACIELA MATURO, JORGE LUIS BORGES, MANUEL GALVEZ, MARIO VARGAS LLOSA, MAURICE MAETERLINCK, RAMA PRASAD, REINALDO ARENAS, RICARDO RUBIO, ZIVAGAMA | , , , , , , , , , | Deja un comentario