EPANADIPLOSIS

Libros – Notas – Comentarios

BELLEZA, POESÍA Y VERDAD, gragea de Ricardo Rubio

Wilhelm Worringer

Muchas veces, durante el respiro de nuestra existencia, comprobamos que los recuerdos, las experiencias vividas que provocaron en nosotros la modificación de una o de varias actitudes, viven y laten en rincones de la memoria. Tienen su propia ciencia, sus propios valores, y conservan intacto el universo de su momento y vuelven a la palabra, espontáneos e inmaculados.
Es imposible asegurar con absoluta certeza si hacer poesía es una forma de mirar inducida por temperamento o un modo de sentir como resultado de una mirada particular del carácter, pero podemos comenzar por creer que el centro de interés que llega hasta los ojos y la idea del poeta es el que marcará su estilo.
En nuestro afán por estructurarlo todo, acaso buscando caminar por senderos que creemos seguros, intentamos clasificar y separar cada molde, cada forma de expresión que aparece en el espectro poético. Nada hay tan difícil como ajustar a un molde una dimensión móvil e inesperada como lo es la creación artística.
Dice Worringer que el valor de una obra de arte, aquello que llamamos su belleza, reside en su poder de brindar felicidad, y creo que es necesario agregar que Schelling expresó que belleza y verdad son, en sí, la misma cosa. Maneja el poeta, la herramienta capaz de acercarse a la belleza y a la verdad, aun si fueran distintas.
Los filósofos suelen embestir los límites lingüísticos de cualquier idioma, y aquellas fronteras que pueden atravesar quedan encendidas en palabras inamovibles que pretenden decirlo todo. Es entonces cuando el juego verbal se transforma en un vértigo permanente y en un deambular inseguro por los pasillos de la especulación.

Friedrich Wilhelm Joseph Schelling

Ningún ser humano puede dejar de abstraer, aunque sólo los pensadores y los poetas hacen de este mecanismo su actividad de todos los días. El pensador, pensando desde sí, por todos; el poeta, en general, por sí, como reflejo de todos. Pero no tiene la poesía las limitaciones morfológicas o semánticas de un argot consensuado. Y de eso se trata.
En este mundo actual, pretendidamente globalizado, sufrimos la paradoja de estar cada vez más solos. Si a esta soledad vinculamos el impulso de nuestros temperamentos, más acostumbrados a disentir que a acordar, enfrentaremos la pérdida, la escisión, la ruptura de lo vasto. ¿Dónde entonces el encuentro? ¿Dónde el enlace? ¿Dónde lo gregario, la civilidad?
En medio de la desvalorización ética, es la palabra la que puede llegar más allá del simple saludo entre las personas. Algunas cláusulas hasta pueden acercarnos a entender cómo es esto de sentir.
Una poesía suele ser mucho más que una ensoñación, puede reflejar la imagen de una identidad, el símbolo motor y regente de una vida. Pero el hecho práctico, el hecho certero y material de su existencia, hace de ella un arma para enfrentar la realidad de todos los días.

Ricardo Rubio

Ricardo Rubio

27 mayo 2011 Posted by | FRIEDRICH SCHELLING, RICARDO RUBIO, WILHELM WORRINGER | , , , | 2 comentarios