EPANADIPLOSIS

Libros – Notas – Comentarios

Aproximación a “Seda”, novela de Alessandro Baricco, por Stella Maris Bagattin

Seda, de Alessandro Baricco

Seda, de Alessandro Baricco

Hace casi veinte años atrás, cuando leí por primera vez este pequeño libro, me sentí irremediablemente atrapada por sus personajes y la historia que contaba, quizás porque es una historia de amor. Pero no es simplemente una historia de amor, sino algo más, como si hubiera sido contada entre la realidad y el sueño. Su originalidad reside en pequeños capítulos orquestados como una obra de arte, que semejan acuarelas desdibujadas de otro tiempo, en las cuales, se mueven los personajes y las situaciones como en una danza quieta. Un lector avezado puede advertir la melodía que se desprende de los textos y tiene que ver con la naturaleza; el agua, el aire, los pájaros y seres que se mueven como ejecutando un vals leve, transparente. Toda la obra me recuerda un Haiku, ese mínimo y bello poema japonés.

El personaje principal, Hervé Joncour, compra y vende huevos de gusanos de seda para las hilanderías de Lavilledieu. Viaja a pedido de los dueños por distintos países. Y cuando hay una pandemia que destruye los gusanos de seda, viaja a Japón que se mantenía cerrado a los extranjeros, de ahí en adelante, realizará cuatro viajes sucesivos al país nipón recorriendo miles de kilómetros para obtener la preciada mercancía pero, principalmente para estar frente al objeto de sus deseos, la mujer del dueño de la seda Hara Kei. Ella representa lo inalcanzable, y quizás por ello mismo es tan fuerte la atracción que ejerce sobre él, mezclado con lo exótico de un país en el límite del mundo conocido.

Alessandro Baricco

Alessandro Baricco

Hervé Joncour es casado y ama a su esposa pero no puede evitar la pasión por aquella mujer desconocida. En esta obra hay deseo, ternura, pasión… sentimientos muy humanos. La melancolía sobrevuela los personajes, todo es de una sutileza y precisión como si se ejecutara una danza japonesa milenaria; las miradas, los gestos entre los personajes principales… Y luego, los pájaros en libertad irrumpiendo en el cielo como un estallido de colores y volviendo a la seguridad de la jaula, la muerte del niño mensajero, signos de la imposibilidad de concretar esa pasión.

Y está el amor de su mujer, la mujer de la bella voz, que desea la felicidad de su esposo por sobre todas las cosas y trata de darle lo que ansía; la revelación de la carta es una prueba maravillosa de verdadero amor. Cuando él lo descubre, parece despertar de su sueño, pero ya es tarde, la esposa ha muerto. El vivirá aun durante veinte y tres años más en soledad, recordando, en un parque bellísimo, con una enorme pajarera y un lago quieto donde, los días de viento, ve pasar los hechos de su leve vida. Lo cual me recuerda el poema de Louis Aragon:

.

Il n´y a pas d´amour heureux                                                       

 

Rien n´est-ce jamais acquis à l´homme. Ni sa force,

Ni sa faiblesse, ni son coeur. Et quand il croit

Ouvrir ses bras, son ombre est celle d´une croix.

Et quand il croit serrer son bonheur, il le broie.

Sa vie est un étrange et douloureux divorce.

Il n´y a pas d´amour heureux.

.

No hay amor feliz

Nada es seguro al hombre. Ni su fuerza,

Ni su debilidad, ni su corazón. Y cuando él cree

Abrir sus brazos, su sombra es una cruz.

Y cuando él cree abrazar su felicidad, él la destruye.

Su vida es un extraño y doloroso divorcio.

No hay amor feliz.

Stella Maris Bagattin

Stella Maris Bagattin

Anuncios

31 agosto 2015 Posted by | ALESSANDRO BARICCO, STELLA MARIS BAGATTIN | , | 5 comentarios

PAPAÍTO PIERNAS LARGAS, de JEAN WEBSTER, por Adriana Salinardi

JEAN WEBSTER

Jean Webster

Jean Webster

Escritora norteamericana. 1876-1916. Nació en Fredonia, Nueva York.Hija de Charles Webster, socio de Mark Twain. Años antes de casarse fue autora de historias para chicas, entre las que fue muy popular Papaíto piernas largas, de la que se haría una película en 1955 protagonizada por Fred Astaire. Falleció joven,cuando nació su hija.

.

Papaíto pierns largas

Papíto piernas largas

Hoy siento oportuno acercar en el tiempo a una autora y a una de sus obras, que marcó mi adolescencia, la adolescencia de antes, aquella cargada de libros y amores platónicos mezclados con juegos de niña. Por eso justamente, por la ilusión que rodeaba la posible llegada del amor por primera vez, es que la historia de Judy Abbott se hizo carne en mí. Hablo de la maravillosa novela de Jean Webster titulada “Papaíto-Piernas-Largas”. Alice Jane Chandler Webster, tal su verdadero nombre, nació en 1876 y se fue en 1916, luego del nacimiento de su única hija. De una existencia apasionante y plagada de historias personales, viajes y variadas vivencias hasta político-sociales, nacieron cuentos y novelas, entre los cuales encontramos “Daddy-Long-Legs”, tal el título original. La magnífica estrategia de la autora para mantenernos ávidos por leer la próxima carta es un logro consumado. La vida de la pobre huérfana va descubriéndose al lector a través de epístolas. Esta forma de comunicación, forzada en un principio para que la apadrinada mantenga al tanto a su benefactor, luego se transforma en una necesidad para la joven, que a medida que se convierte en adulta e ingresa en el mundo, con todo lo que ello implica, descubre el amor. El lector paladea cada esquela, ingresa en el mundo universitario y viaja con Judy hacia el campo, juega con sus papeles en blanco donde vuelca sus primeras letras como novel escritora y suspira por el hombre de sus sueños.

Obra entretenida, inteligente, suspicaz, tierna, con una protagonista de carácter, capaz de valerse por sí misma en mil situaciones, con el temple necesario para sobrellevar el dolor, la soledad y la diferencia social en una época histórica en la cual esto último se tornaba tarea compleja. ¡Qué hermosa sensación es para mí hoy hablar de esta obra que sigue a mi lado, aún cuando ya pasaron tantos años desde la primera lectura! Perdí la cuenta, no sé cuántas veces recorrí sus páginas, que hoy evolucionaron su color al ocre amarillento. Y digo evolucionaron, sí, porque aquel libro que aún con el color de los años sigue siendo elegido para posarse en nuestras manos y trasladarnos a lugares y situaciones salidas de la creatividad del autor, han superado el tiempo y el espacio. Son obras eternas. De una eternidad compartida por generaciones que seguirán saboreando sus líneas y disfrutando con alegría cada “Querido-Papaíto-Piernas-Largas:…”

.

Adriana Salinardi

Adriana Salinardi

 

22 agosto 2015 Posted by | ADRIANA SALINARDI, JEAN WEBSTER | , , | 1 comentario